Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

LaRouche: Asume el “reto histórico”

9 de agosto de 2017

9 de Agosto de 2017 –- Luego de que le informaron a Lyndon LaRouche ayer temprano de los más recientes titulares sobre la calamitosa situación económica de Alemania, señaló que estamos viendo un completo “colapso de la economía física” en la región transatlántica. Se refirió a lo que esto significa en términos de la crisis política, y recalcó que, incluso si algunas personas tienen buenas intensiones, y hacen propuestas específicas, de todos modos están actuando dentro de los parámetros del mismo sistema fallido. LaRouche lo resumió de la siguiente manera: la economía de Estados Unidos se está hundiendo. En las condiciones en las que está Francia, no está ayudando para nada. Alemania no está mucho mejor. Y cada vez está peor. Hay que cambiar todo el paradigma y rápido.

Tenemos suerte de que los Presidentes Xi Jinping de China y Vladimir Putin de Rusia, no sean unos exaltados, coincidió LaRouche, pero subrayó que nuestro problema es que “otros no quieren hacer su trabajo”. Este es nuestro “reto histórico”.

Nuestra tarea inmediata, en especial en Estados Unidos, es la de movilizar a las fuerzas para derrotar la operación de golpe por medio de una “revolución de color” dirigida en contra del Presidente Donald Trump, contra la nación misma, y también en contra de Rusia. Esto viene de Londres, y tiene el propósito de acabar con el beneficio potencial que significarían las buenas relaciones entre Estados Unidos y Rusia y entre Estados Unidos y China, así como las relaciones amistosas entre Occidente y Oriente en general, por el provecho del desarrollo y la paz de todos los involucrados. Si este grupo perverso logra su propósito, significaría no solo privaciones, sino una guerra general. Hay que detenerlos.

Nos estamos enfrentando a una “tormenta de odio”, como lo caracterizó una prominente figura política alemana. La semana pasada, el presidente del Partido Demócrata Libre (FDP, en sus siglas en alemán), Christian Lindner, hizo un llamado a simplemente iniciar un “diálogo constructivo” con Rusia, y en particular, dejar a un lado el asunto de Crimea durante las consultas. Luego, el lunes 7, Linder dijo que le habían respondido a su llamado con una “tormenta de odio”, desde los medios noticiosos y de otras partes. El diario alemán Bildzeitung, publicó ayer una entrevista con Linder, bajo el título de “La calidez de Linder hacia Putin”.

Del mismo modo, el Secretario de Estado de EU, Rex Tillerson, recibió también una tormenta de odio, con ataques en su contra debido a la presunta ofensa de no haber activado una unidad de propaganda contra Rusia en el Departamento de Estado. El representante demócrata de Nueva York, Eliot Engel, hizo pública una carta que le envió a Tillerson el 4 de agosto, en donde acusa al Secretario de Estado de no actuar “para combatir las campañas de propaganda de Rusia y del EIIS... Es inaceptable para los miembros del Congreso que la guerra de información de Rusia y del EIIS no tenga respuesta”. La carta de Engel fue enviada a Tillerson el 4 de agosto, un día antes de que Tillerson y el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, se reunieron en Filipinas, y acordaron continuar con las pláticas diplomáticas, a pesar de las diferencias.

Estos dos ejemplos de histeria, típicos de los sucesos que ahora son de a diario, no manifiestan la fortaleza del enemigo, sino su desvarío mental. Como informan los organizadores de LaRouchePAC, en todo Estados Unidos, cuando se le puede ofrecer a la gente los fundamentos para conocer la verdad y lo que se puede hacer, su humanidad responde.