El Congreso de EU la emprende ahora contra el Tratado INF sobre fuerzas nucleares

4 de agosto de 2017

4 de agosto de 2017 — La siguiente fase del ataque traidor del Congreso de Estados Unidos en contra de las relaciones ruso-estadounidenses será contra el Tratado INF (por las siglas en inglés de Fuerzas Nucleares de Alcance Medio), con base solo en el reclamo infundado que han hecho algunos, de que Rusia viola el tratado al hacer pruebas y desplegar misiles crucero emplazados en tierra que están dentro del rango prohibido de entre 500 y 5,000 kilómetros. El proyecto de ley de asignaciones para la Defensa del año fiscal 2018, que fue aprobado en la Cámara de Representantes y está bajo consideración en el Senado, le pide al Departamento de Defensa que inicie el despliegue de misiles cruceros emplazados en tierra, lo cual es una violación al tratado.

Este proyecto de ley obligaría al Presidente a determinar si Rusia está o no realizando actividades que infringen el tratado, y si se determina que lo ha hecho, esto liberaría a EU de cumplir con las limitaciones del tratado. La Casa Blanca ya atacó violentamente esta disposición en el proyecto de ley de la Cámara de Representantes en una declaración del 12 de julio porque “ata inútilmente al gobierno a un sistema de misiles específico, que limitaría las opciones potenciales de respuesta militar” y “plantearía preocupaciones entre los aliados de la OTAN y podría privar al gobierno de la flexibilidad de emitir juicios sobre el momento y la naturaleza de invocar nuestros recursos legales bajo el tratado”.

Sin embargo, no es solo al gobierno que le preocupan las disposiciones del tratado INF. “Ahora, como entonces, los misiles nucleares de rango intermedio y corto no tienen ningún valor de disuasión, a la vez que hace más probable que se cometan errores de cálculo que lleven a lo impensable” le dijo el senador Patrick Leahy (demócrata por Vermont) quien votó a favor de ratificar el Tratado de 1988, al periódico Político.

Otros expertos consultados por Político destacaron su obvia anticonstitucionalidad. “El Congreso no tiene facultad para hacerlo” dijo Mallory Stewart, quien hasta principios de este año ocupó el puesto de Subsecretario asistente para la Dirección de Control, Verificación y Cumplimiento de Armamento de la Secretaria de Estado. “Es ignorar la división de poderes que se ha reconocido desde el inicio de nuestra Constitución”. El general Paul Selva, subjefe del Estado Mayor Conjunto, que en otras instancias es un halcón en la cuestión de las infracciones rusas, puso en duda la utilidad militar de dichas armas durante su testimonio en el Congreso en julio. “Dada la localización de los misiles específicos y su despliegue, ellos no nos hacen obtener ninguna ventaja en Europa” dijo Selva. En cuanto a la falta de dicho armamento en el arsenal de EU, Selva argumentó que las fuerzas armadas de EU pueden amenazar cualquier objetivo que necesite con los misiles crucero lanzados desde barcos o aéreos que no están cubiertos en el Tratado INF.