Todos los traidores deben caer

28 de julio de 2017

28 de julio de 2017 — Estamos en un momento en que todo el fraude golpista del Rusiagate contra Trump, en ambos lados del Atlántico, se puede hundir definitivamente y cambiar la dinámica estratégica de la defensiva a la ofensiva, comentó este miércoles 26 Helga Zepp-LaRouche. Esa ofensiva quiere decir también enterrar al sistema especulativo asesino de Wall Street y a la City de Londres, y llevar a Estados Unidos y a Europa a cooperar plenamente con la Iniciativa de la Franja y la Ruta, con China y Rusia.

Las explosivas revelaciones que se pueden utilizar para hundir la farsa del Rusiagate están a disposición del público gracias al memorándum público que enviaron al Presidente Trump los Veteranos Profesionales de la Inteligencia por la Cordura (VIPS, en sus siglas en inglés), el cual da pormenores del análisis pericial que realizaron expertos profesionales sobre el dizque “hackeo ruso” a las computadoras del Comité Nacional Demócrata (CND) durante la elección presidencial de 2016. Ese análisis pericial demuestra que no hubo ninguna operación de hackeo, sino que fue obra de la filtración de alguien con acceso físico directo a las computadoras del CND, es decir, que es completamente imposible que haya sido realizado por Rusia.

En tanto que el memorándum del VIPS comienza a circular —primero por los organizadores del movimiento de LaRouche y sus publicaciones en todo el mundo, así como en sitios tales como el servicio noticioso de Rusia Today (RT) y Zero Hedge— el analista retirado de la CIA, Ray McGovern, uno de los líderes del VIPS, ha ampliado sus revelaciones al señalar con el dedo directamente al ex director del FBI, James Comey, entre otros. En una entrevista a McGovern en RT, la cual reproduce en su portal electrónico, McGovern responde a la pregunta de por qué el FBI no había realizado un examen pericial a las computadores del CND:

“La respuesta a eso es algo que el Congreso y el Presidente deben buscar. Es risible que James Comey, el ex director del FBI, diga ‘Uh, el Comité Nacional Demócrata no nos deja verificar sus computadoras’. ¿Estamos hablando de un acto de guerra, no es cierto?... Eso es una conducta impropia... ¿Estaba metido él en esa operacioncita, que fue posibilitada por la capacidad de la CIA para ‘confundir?’ Yo no se la respuesta a eso, pero el Presidente Trump debería poder encontrar la respuesta a eso”.

El Presidente Trump debe de hacer eso precisamente. Debe determinar quien es el responsable y llevarlo ante la justicia; y asegurarse de que caigan todos los traidores, y de desmantelar todo el establo de piezas del imperio británico dentro de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos, así como a los que están acomodados dentro de su propio gabinete, que le aconsejan que no cumpla su promesa de campaña de reinstituir la ley Glass-Steagall, y que no se una plenamente a la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

La estratagema de los británicos consiste en que, cuando se desintegre el sistema transatlántico, que puede ser en cualquier momento, no haya ningún gobierno funcional estable que pueda adoptar las medidas necesarias, en especial si se siente presionado lo suficiente por sus bases de apoyo para que lo haga. Es por eso que los británicos están desestabilizando una serie de países por toda Europa, y el motivo por el cual intentan este golpe de Estado contra el gobierno de Trump en Estados Unidos. Hay que hundirlos, pero ya.