¿No crees que haya otro desplome financiero en Estados Unidos dentro de poco?

18 de julio de 2017

18 de julio de 2017 — Los incumplimientos están brotando por todos lados de la economía de Estados Unidos, en la amplia gama de burbujas crediticias en última instancia impagables, a la vez que el crecimiento económico fundamental sigue en un cráter a un ritmo anual de un 1.5% nominal del PNB.

El Wall Street Journal del 17 de julio publicó un informe sobre un “evento inaudito”, el caso de un fondo de capital privado con sede en Houston que tenía “valor” de más de $2 mil millones de dólares, y que ahora vale cero. Incluso después del informe del 11 de julio en el diario Houston Chronicle, de que por todo Texas están proliferando los incumplimientos de las corporaciones y exceden ya los niveles del desplome económico del 2009, de todas formas es “inusitado” que fondos de valores de ese tamaño pierdan todo su valor; lo típico es que al momento de quebrar tengan un máximo de pérdidas de un 25% de su valor. Sin embargo, el Journal cita a un experto: “Varios otros fondos concentrados en la energía están en peligro de estallar”. Los grandes perdedores en la evaporación de $2,100 millones de EnerVest Ltd incluyen al segundo fondo de pensiones más grande de Canadá, el Fondo de Pensiones de la Conferencia Oeste de los Teamsters (sindicato de camioneros); varias fundaciones caritativas de altos vuelos como Getty Trust, MacArthur Foundation y el Banco Wells Fargo que le prestó a EnerVest Ltd $1,300 millones de dólares para apalancar sus inversiones en valores petroleros.

En la burbuja de la deuda del consumidor, la morosidad (90 días) en los préstamos automotrices están solo un poco por debajo del 4% (3.96%) del total de $1.3 billones en préstamos automotrices, cantidad comparable a la del sector hipotecario a finales del 2006. El lunes 17 el noticiero Bloomberg New informó sobre el aumento en el fraude con los préstamos automotrices, así como también de la ausencia de normas de suscripción o de ser demasiado laxas, al igual que la expansión en la bursatilización de los pagos (y por lo tanto de los incumplimientos) en todo el sector. El volumen de préstamos tanto automotrices como hipotecarios se está desplomando en la medida en que los bancos más grandes buscan deshacerse de estos, según un informe por separado en el Credit Union Times.

Al mismo tiempo, la economía en picada está haciendo que se hundan los ingresos fiscales. Unos 33 estados informan sobre déficits en los ingresos proyectados para sus años fiscales, que concluyeron el 30 de junio. Esto es similar al desplome presupuestal del año 2010. Pero menos público es el hecho de que el déficit en el gobierno federal se está yendo hasta las nubes en este año fiscal (que concluye el 30 de septiembre) debido a que los ingresos fiscales son mucho menores de lo esperado, así como también por la forzada actualización del valor de las deudas estudiantiles (debido a los incumplimientos en masa y a las moras) que cuentan como pérdidas del gobierno federal por casi $90 mil millones en junio.