Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Podemos ganar la batalla por la humanidad. Se conoce ¡porque andan vueltos locos!

12 de julio de 2017
Los Presidentes Putin y Trump en su reunión en el marco de la cumbre del G20 en Hamburgo, Alemania, 7 de julio de 2017 (en.kremlin.ru)

12 de julio de 2017 — Helga Zepp-LaRouche abordó la sensación del momento presente, luego de su participación en un acto del Instituto Schiller en Berlín, Alemania, en donde destacó también la participación de Zhang Weiwei, conocido por su libreo del 2012, The China Wave: Rise of a Civilizational State (La ola china: el ascenso de un Estado civilizacional). Helga Zepp-LaRouche dijo que la naturaleza del actual período extraordinario es que tenemos la puerta abierta para poner el orden del día de lo que se tiene que hacer en Occidente: colaborar con el BAII y unirse a la Nueva Ruta de la Seda y poner en vigor las Cuatro Leyes de LaRouche en Estados Unidos. Esta batalla la podemos ganar. Estamos en posición de ganar. ¡Se puede ver por el pavor que ha generado y por los que andan vueltos locos!

“Vueltos locos”, describe de manera precisa la última de las maniobras de la revolución a color contra la Presidencia de Estados Unidos, para culpar a Donald Trump, Jr., porque tuvo una reunión de 20 minutos en el 2016 con un abogado ruso, una imputación que la prensa, radio y TV estadounidense repite a cada momento desde antier, como si fuese un delito. En realidad, todo el incidente huele a una estratagema fallida para entrampar al hijo de Trump, una típica operación de los británicos (en la que están metidas las mismas redes del agente del MI5 que preparó el expediente marrullero) y utilizando al FBI. El hecho de que lo estén sacando a colación ahora tiene el propósito -–además de ser un ataque legaloide falaz— de provocar repugnancia y la desmobilización de la población estadounidense.

Como dijo Helga Zepp-LaRouche en Berlín, es hora de actuar con la premisa de que podemos ganar el día. Invocar la chispa divina entre la población. Es el “momento de Shelley”, en el que la gente es capaz de responder con “la facultad de comunicar y recibir conceptos profundos y apasionados sobre el hombre y la naturaleza”.

En Pekín, este domingo se llevó a cabo una reunión de suma importancia. El embajador sirio en China, y otros, hablaron sobre la participación de China en la reconstrucción de Siria. Ya circulan los informes de que se espera una delegación de empresarios chinos que visitarán Siria del 15 al 22 de agosto, para ver cuáles proyectos se pueden iniciar de inmediato. El foco principal es del de suministro de energía, en Damasco, Alepo y Homs. La empresa estatal Corporación China de Energía e Ingeniería y la Corporación China de Construcción de la Quinta División de Ingeniería formarán parte del grupo. Ya hay un plan bajo discusión para crear parques industriales chino-sirios para 150 compañías y generar 40,000 empleos para empezar.

Ya ha habido delegaciones chinas a Siria, pero el nuevo impulso para la reconstrucción es resultado directo del nuevo acuerdo de cese al fuego en el suroeste de Asia acordado entre Rusia y Estados Unidos la semana pasada en la reunión entre Putin y Trump.

No hay tiempo que perder. El sufrimiento y devastación es enorme. Un informe reciente de esta semana señala la cuantificación de los horrores que se han ocasionado en Yemen, a causa de las atrocidades perpetradas por Londres y los saudíes con apoyo de Estados Unidos. El peor brote de cólera en todo el mundo está ocurriendo ahí, en donde se han reportado 297,000 casos desde abril, y muchas muertes en consecuencia. Más de 7 millones de personas necesitan ayuda alimenticia de emergencia, lo cual no se ve próximo.

Se nos convoca a hacer un nuevo futuro. Esto atañe a la naturaleza de la China moderna, como lo explicó Zhang en Berlín. China no es un país extraordinario, dijo, sino que es un Estado “civilizaciónal”, con una historia de 5,000 años. El modelo de la China de hoy, es que son las ideas las que determinan el sistema, no al revés, como ocurre en Occidente. Tu decides que hacer, con base al futuro. Tu decides que futuro quieres, e inventas el sistema para llegar allá.