Estallido de fondos compensatorios quiebra al estado más rico

3 de julio de 2017

3 de julio de 2017 — El estado de Connecticut, con el ingreso familiar promedio más alto en todo Estados Unidos, entró en un proceso de cierre del gobierno debido al déficit presupuestal enorme y la contracción en los ingresos totales. Mientras que en los casos de otros estados el cierre del gobierno implica un enfrentamiento entre el gobierno estatal y el poder legislativo estatal, en Connecticut tiene que ver con el sector financiero que está quebrando, específicamente de los fondos compensatorios.

Según la compañía investigadora Preqin, el sector de fondos compensatorios en conjunto, no obtuvo ganancias ni en el 2015 ni el 2016 (en realidad, ganancias de un par de décimas de un punto porcentual en cada uno de esos dos años). Así que los gerentes de los fondos compensatorios, muchos de los cuales viven en Connecticut, no pagan impuestos, y sus inversionistas ciertamente pagan menos impuestos. A pesar de que en el 2015 elevó de manera dramática los impuestos sobre la renta, Connecticut ha sufrido año con año de una contracción en sus ingresos fiscales totales.

“A pesar de tener un ingreso personal per cápita de más del 143% del promedio nacional, según Moody’s, la economía del estado sigue rezagada” informó el noticiero Bloomberg el 30 de junio. “Se registró un déficit en ingresos fiscales en el estado de unos $450 millones solo en el actual año fiscal [acaba de terminar el año fiscal de 2017], en tanto que los déficits totales calculados se proyecta lleguen a cerca de $5 mil millones para los años fiscales 2018 y 2019 juntos, según la Asociación Industrial y Empresarial de Connecticut. Los niveles de deudas no pagadas y pasivos en las pensiones relacionados a los ingresos se encuentran entre los más altos de cualquier otro estado en el país, dijo en mayo el Servicio al Inversionista de Moody’s”.

La recaudación del impuesto sobre la renta para el año fiscal 2017 fue menor que la del año fiscal 2016, lo que no había sucedido desde el año fiscal 2009 que incluyó el desplome económico y el crac financiero. Ya agotaron el fondo para emergencias del estado. Las firmas calificadoras le han bajado la calificación a Connecticut a un nivel en donde solo supera a los estados de Nueva Jersey e Illinois en el país.