Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Una semana crucial para la verdadera independencia: El Sistema Americano contra el imperio británico

3 de julio de 2017
Ceremonia de izar las banderas de Hong Kong y de China en la conmemoración de los 20 años en que la ciudad pasó de nuevo a la soberanía de China. 20 de julio de 2017 (Youtube Screen Grab/AFP)

3 de julio de 2017 — Al mismo tiempo que se inicia la semana del Día de la Independencia de Estados Unidos, los chinos celebraron en Hong Kong la bendición de 20 años de verdadera independencia del imperio británico.

Durante esos 20 años desde que muy a su pesar los británicos cedieron Hong Kong, se ha vuelto simplemente obvio decir que China ha hecho el avance más asombroso de cualquier nación, mediante la adopción de los programas de crédito, infraestructura y productividad que otrora se llamaba “el Sistema Americano de economía”.

Ahora están exportando ese tremendo avance mediante los grandes proyectos de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, la “Nueva Ruta de la Seda”.

Esta semana, la cuestión es sí Estados Unidos, bajo el Presidente Donald Trump, se unirá a este proceso. ¿Adoptará de nuevo Estados Unidos el Sistema Americano de Hamilton, Washington, Lincoln y Franklin Roosevelt, en contra de lo que todavía es el sistema imperial británico de libre comercio, globalismo, ambientalismo, postindustrialismo, y guerras para deponer e instalar jefes de Estado?

Trump sigue luchando contra los intentos por sacarlo del cargo, que empezaron desde hace 15 meses a través de ciertos “expedientes” de inteligencia británicos en contra de Rusia. En términos más amplios, la cuestión esta semana —que culmina con las reuniones de las naciones del Grupo de los 20, los días 7 y 8 de julio en Hamburgo, Alemania— son los mismos programas ambientalistas y de libre comercio que emanan todavía de las entidades de la realeza británica, es lo que la Unión Europea intentará imponer en el G20. La alternativa es la cooperación de Estados Unidos, China, Rusia e India en aras del progreso científico y económico y la paz.

Este domingo 2, el Presidente Trump habló por teléfono con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y con el Presidente Xi Jinping de China, quien se reúne el lunes 3 en Moscú con el Presidente de Rusia, Vladimir Putin. Los próximos pasos en la reducción progresiva de la guerra en Siria, cuyos refugiados han comenzado a regresar a casa, se decidirán en las reuniones que se llevarán a cabo en Astana, Kazajstán, el 4 y 5 de julio, con representantes de Rusia, Estados Unidos y la ONU. Y el Presidente Trump sostendrá “cumbres” bilaterales con Xi, Abe, y Putin entre las reuniones del G20, entre el 7 y 8 de julio.

Con la reunión de las 130 naciones que participaron en el Foro de la Franja y la Ruta a mediados de mayo en Pekín, se inició una nueva era de progreso económico, un avance por el cual Lyndon y Helga LaRouche han organizado por cuatro décadas. Este nuevo orden económico aumenta enormemente el potencial para que los Estados Unidos de Trump retornen al Sistema Americano y volver a “hacer grande a Estados Unidos de nuevo”.

Este viraje programático hacia el Sistema America, está encarnado en las “Cuatro Leyes” de LaRouche sobre la separación bancaria, el banco nacional para crédito público, la expansión del programa de exploración espacial y las fronteras de energía de fusión.

El Instituto Schiller, la Comisión del Fondo de Energía China, y la Fundación para Revivir la Cultura Clásica, llevarán a cabo una conferencia crucial, titulada “Alimentos para la paz: el nuevo nombre de la paz es el desarrollo económico”, el viernes 7 de julio en la Ciudad de Nueva York, al mismo tiempo del inicio de las reuniones del G20 en Hamburgo.

Hay un gran potencial esta semana, pero también un peligro considerable de confrontaciones estratégicas e incluso de más actos de guerra. Es momento de poner todo el esfuerzo y todo el apoyo en la balanza para lograr la verdadera independencia y a favor del Sistema Americano de economía.