La UE ejecuta nuevos rescates internos a costa de los ahorradores

16 de junio de 2017

16 de junio de 2017 — El gobierno italiano obtuvo la luz verde de la Unión Europea en Bruselas para aplicar la solución que se aplicó al Banco Popular de España, a los dos bancos de la región del Veneto, Popolare Vicenza y Veneto Banca, los cuales están amenazados por la Unión Europea con un procedimiento de “recuperación”. Formalmente no habrá un rescate porque los dos bancos se van a vender a bancos más grandes (uno de ellos es Unicredit) aunque el gobierno les ya a inyectar dinero bajo la cláusula de “recapitalización preventiva”.

La condición para todo esto es sacrificar a los propietarios de bonos subordinados con una cantidad de 1,250 millones de euros. Estos son clientes minoristas a quienes sus propios bancos los convencieron de que compraran estos bonos por ser “seguros” con más de un 10% de rendimiento al año y a 10 años de plazo. Estos clientes ya están alarmados y han anunciado acciones legales, con base al precedente de un tribunal que falló en contra del Popolare Vicenza en un caso en que vendieron bonos sin la información necesaria sobre los riesgos reales que implicaba la compra.

Por otro lado los propietarios del Monte Dei Paschi (MPS) están por ejecutar otro rescate interno en los bonos subordinados. La Comisión de la UE aprobó el plan del gobierno italiano para recapitalizar al MPS con 6,600 millones de euros, lo que es una nacionalización de hecho del 70% del banco. La condición es el sacrificio de 40,000 propietarios minoristas de bonos subordinados por un total de 2,100 millones de euros. Sin embargo, los abogados del MPS alegan que estos clientes solo van a perder entre un 15% y un 25%.

El MPS emitió estos bonos en el 2008 con el fin de ayudar a financiar la adquisición de Banca Antonveneta. Este fue el arreglo ilegal que permitieron el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Italia, y que le costo a Antonveneta hasta 18 mil millones de euros, con pérdidas que el MPS escondió con esquemas de derivados que vendieron el Deutsche Bank y el Nomura. Ese arreglo es la causa principal de que el MPS esté quebrado hoy y se hubiera podido evitar si no se hubiera levantado el régimen de separación bancaria, que existió en Italia hasta 1995, con lo que se le permitió a un banco comercial como era el MPS mezclarse con la banca de inversiones.