Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Se lanza “el proyecto del siglo” de China. ¿Cuáles son ahora nuestras responsabilidades?

16 de may de 2017
En la inauguración del Foro Internacional Una Franja Una Ruta. Foto: kremlin.ru

15 de mayo de 2017 — El discurso de apertura del Presidente de China, Xi Jinping, en el Foro Franja y Ruta para la Cooperación Internacional, el domingo 14 en Pekín, enfatizó que los siguientes pasos que se tienen que dar tienen que garantizar que más de 100 naciones se beneficien al máximo, de lo que él calificó del “proyecto del siglo”, la Iniciativa Franja y Ruta.

En cuatro años se ha establecido el atractivo de este gran proyecto de grandes proyectos de infraestructura, dijo Xi, citando el proverbio que dice: “Los durazos y las peras no hablan, pero son tan atractivos que bajo sus árboles aparecen senderos”. Con más de $950 mil millones de dólares en inversiones comprometidas a largo plazo en 900 proyectos (abrumadoramente, hasta ahora por los bancos de desarrollo y los nuevos fondos de China, que le agregaron otros $115 mil millones en nuevos compromisos, solo en este Foro) Xi enfatizó las tareas difíciles de coordinación en el diseño de proyectos, planificación del desarrollo económico y movilización industrial entre los países participantes. Y, el financiamiento conjunto de los créditos nacionales.

El problema urgente es lo que otras grandes naciones, en particular Estados Unidos, pueden y deben agregarle a la Iniciativa con el fin de realmente integrarse, dado que hay mil millones de personas en la pobreza, amenazas de hambrunas y muertes masivas en partes de África y del Medio Oriente, y la diseminación de una cultura de la desesperanza por regiones desindustrializadas de Estados Unidos y Europa.

El economista del Sistema Americano, Lyndon LaRouche, fundador de la EIR, cuya esposa Helga Zepp-LaRouche está recibiendo una gran cobertura en las reseñas de la prensa china sobre el Foro, afirmó que ahora es el momento en que su movimiento en los Estados Unidos, y todos sus partidarios actúen, para hacer que el gobierno de Trump vaya más allá de sus pasos iniciales de cooperación con China.

LaRouche destacó la exploración espacial, y todos sus beneficios científicos y tecnológicos: esa es una contribución preponderante que Estados Unidos puede y debe hacer a esta iniciativa, cooperar con otros programas espaciales que anteriormente emularon y ahora han superado al estadounidense, para generar un salto general en el progreso humano.

Tiene que haber una “Ruta de la Seda en el espacio”, darle seguimiento y avanzar con los nuevos corredores de infraestructura en la Tierra. El Presidente Donald Trump empezó a ver la forma de realmente revivir las capacidades “Apolo” de la NASA y el optimismo de la población estadounidense que otrora sirvió para caminar sobre la Luna.

Hay que ignorar la “opinión popular” sobre lo que es posible, dijo LaRouche. Por sobre todo, tenemos que hacer que Estados Unidos actúe hoy sobre esta base: ¿cuál es el significado de la vida para un ser humano, dentro de 50 años, en el futuro? De hecho, hace más de 35 años, Lyndon y Helga Zepp-LaRouche, presentaron el programa del “Puente Terrestre Euroasiático” y los bancos de desarrollo internacional, en donde efectivamente anticiparon el significado de lo que sucedió este fin de semana en Pekín, y establecieron el germen de la Iniciativa Franja y Ruta de este momento.

Se puede escuchar la urgencia del Presidente Xi:

“Las industrias son los fundamentos de la economía. Debemos profundizar la cooperación industrial de forma tal que los planes de desarrollo industrial de diferentes países se complementen y refuercen unos con otros. Se tiene que concentrar en el lanzamiento de grandes proyectos. Debemos fortalecer la cooperación internacional en la capacidad de producción y la fabricación de equipo y aprovechar las nuevas oportunidades de desarrollo que presenta la nueva revolución industrial para fomentar nuevas empresas y mantener la dinámica de crecimiento.

“Las finanzas son la savia de la economía moderna. Solo cuando la sangre circula fluidamente se puede crecer. Debemos establecer un sistema de salvaguarda financiera estable y sustentable que mantenga los riesgos bajo control, crear nuevos modelos de inversión y financiamiento, fomentar una cooperación mayor entre el gobierno y el capital privado y construir un sistema financiero diversificado y un mercado de capitales de enfoque múltiple. Debemos desarrollar también unas finanzas incluyentes y mejorar las redes de servicios financieros.

“La conectividad de la infraestructura es el fundamento del desarrollo mediante la cooperación. Debemos promover la conectividad por aire, mar, tierra y el ciberespacio, concentrar nuestros esfuerzos en los principales corredores, ciudades y proyectos y conectar redes de autopistas, ferrocarriles y puertos marítimos. Se ha establecido el objetivo de construir seis corredores económicos importantes bajo la Iniciativa Franja y Ruta y debemos persistir en lograrlo”.

El desafío que esto representa lo expresó el Presidente checo Milos Zeman en el Foro Franja y Ruta (BRI): “En toda la historia, con excepción del Plan Marshall, no había habido prácticamente proyectos de largo plazo, lo que requiere de un enorme coraje. Permítanme expresar mi gratitud a la República Popular de China por este coraje, y en especial, permítanme expresa mi aprecio al Presidente de China por ese coraje que es tan raro”.

Helga Zepp-LaRouche, entrevistada por la agencia de noticias Xinhua de China, pronosticó que otros paíaes van a poder “replicar el milagro económico chino de los últimos 20 años... esto llevará a avances científicos y tecnológicos fundamentales, con la cooperación internacional en la tecnología de fusión termonuclear, que nos proporcionará la seguridad energética y de materias primas...

“Estoy segura de que esta iniciativa seguirá creciendo y se convertirá en un verdadero puente terrestre mundial, en una modificación de la vieja consigna: ningún país se quedará atrás”.

Garanticemos que Estados Unidos tome el liderato y salve su propio futuro.