Conferencia de prensa de Sergey Lavrov en Washington luego de reunirse con Trump

11 de may de 2017

11 de mayo de 2017 — El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, dio una rueda de prensa el miércoles 10 de mayo luego de su reunión con el Presidente Trump, antes de salir rumbo a Fairbanks, Alaska, a la reunión ministerial del Consejo Ártico. Habló en ruso con traducción simultánea al inglés. No hay todavía una transcripción oficial. Lavrov destacó una y otra vez que el gobierno de Obama llevó la relación a un punto de crisis severa sin ningún motivo, en tanto que el gobierno de Trump está trabjando hacia la solución de los problemas reales del mundo.

Enseguida, paráfrasis de la traducción de las declaraciones de Lavrov.

Dijo que Estados Unidos y Rusia pueden y deben contribuir a la solución de la crisis en Siria. Estados Unidos y Rusia han acordado trabajar juntos en el marco de Astana, y en el formato de la ONU en Ginebra, que se supone que reanudará sus reuniones la próxima semana. Expresó su esperanza de que, todos, gobierno y partidos de oposición, “tengan una posición constructiva en la próxima reunión de Ginebra”. Dijo que él, el President Trump, y el Secretario de Estado Rex Tillerson hablaron sobre la relación Palestina-Israel, de Afganistán, y de Ucrania, y acordaron continuar las relaciones bilaterales.

A la pregunta de cómo fue que las relaciones con Estados Unidos habían llegado a un nivel tan bajo, Lavrov dijo que “el gobierno anterior hizo todo lo posible para socavar los cimientos sólidos de nuestra relación. Ahora tenemos que comenzar desde un nivel muy bajo [de relación] entre Rusia y Estados Unidos”. Más adelante Lavrov repitió: “es claro que el gobierno de Obama llevó a cabo jugarretas lamentables en contra de nuestros diplomáticos y de nuestras propiedades. El Presidente Putin no quiere seguir los pasos de quienes tratan de envenenar nuestra relación hasta el punto de que no hay retorno”.

Lavrov reconoció que él y el Presidente Trump, y el secretario Tillerson hablaron de los asuntos irritantes en la relación, pero, dijo Lavrov, el Presidente Trump tiene interés de que haya una “relación formal y pragmática”, igual que el Presidente Putin. Lavrov planteó la cuestión sobre la interferencia rusa en las elecciones de Estados Unidos, de la siguiente manera: “¿Cómo puede ser posible que Rusia controle a Estados Unidos desde afuera?”

Sobre Siria, Lavrov se refirió a las “zonas de distensión”, una idea por la cual él dio el crédito al Secretario Tillerson, de que lo planteó en Moscú, y que ahora se está implementando. Estados Unidos es responsable de la zona de distensión en el sur, para garantizar la seguridad y las necesidades humanitarias, porque la región de la frontera Siria-Jordania-Israel es una zona de interés especial para Estados Unidos. En Ginebra se llevarán a cabo las pláticas sobre Siria a mediados de mayo, y “esperamos que sea exitosa para todas las partes”.

Lavrov dijo que “nuestro diálogo hasta ahora no tiene nada de ideología, cosa que con el gobierno de Obama fue muy difícil. El Presidente Trump y el Secretario Tillerson son personas formales y pragmáticas ... dispuestas a negociar y llegar a un acuerdo”.

Lavrov desechó la idea de que el Presidente Trump considere necesario indagar el papel de Rusia en la política de Estados Unidos. “No hay evidencia. Punto”, concluyó Lavrov.

Lavrov declaró que Putin y Trump se reunirían en las márgenes de la cumbre del G-20 en Hamburgo, Alemania, en julio próximo, y mientras tanto las pláticas seguirán con Rex Tillerson.

Con relación a Afganistán, Lavrov desechó cualquier idea de que Rusia apoye al Talibán, pero dijo que cualquier solución tendría que involucrar al Talibán. “Los americanos han estado ahí por muchos años, y no arreglaron ningún asunto”.

Rusia no tiene ninguna estrategia en Siria, a no ser la de colaborar en el marco de Astana, como hemos acordado todos, dijo Lavrov. “Tenemos que impedir que se repita lo de Iraq y lo de Libia; tenemos que concentrarnos en una solución, no tumbar personas [Assad]. El Presidente Trump piensa que es más importante derrotar al terrorismo. Nosotros estamos de acuerdo con eso”.