Rusia y china urgen a EU y a Corea del Sur a que revisen su decisión de desplegar el sistema antimisiles THAAD

1 de may de 2017

1 de mayo de 2017 — Tanto Rusia como China han urgido a Estados Unidos y a Corea del Sur a que revisen la decisión de desplegar el sistema antimisiles THAAD, ya que es un “factor de desestabilización adicional en la región”, según lo expresó el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Gennady Gatilov, durante la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU del 28 de abril. “No solo somos nosotros los que percibimos este paso como algo muy negativo. Estamos urgiendo una vez más tanto a Estados Unidos como a la República de Corea que reconsideren su conveniencia y a otras naciones en la región que no cedan a la tentación de unirse a estas campañas desestabilizadoras”, dijo. “Le instamos a las autoridades de Corea del Norte a que paren sus programas prohibidos y regresen al Tratado de No Proliferación Nuclear y al control de la IAEA [Agencia Internacional de Energía Atómica]” dijo el diplomático ruso.

Al mismo tiempo, Gatilov urgió a los miembros del Consejo de Seguridad que estén conscientes de que “es muy difícil que Corea del Norte entregue su armamento nuclear si siente que existe una amenaza directa a su seguridad”.

“Esta es precisamente la forma en que los norcoreanos califican las maniobras y los ejercicios de gran escala regulares de Estados Unidos y de sus aliados en la región, y también el despacho a la región de una buque de la armada de EU, de lo cual hemos sido testigos este mes” dijo Gatilov.

En cuanto a China, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, respondió el 26 de abril en los términos más duros al despliegue apresurado del sistema antimisiles THAAD en Corea del Sur: “Cancelen el despliegue THAAD. De otra forma, China se verá forzada a tomar las medidas necesarias”, advirtió Geng. Al día siguiente, el Ministerio de la Defensa Nacional de Corea del Sur informó que, después de la reunión bianual del Diálogo de Defensa Integrado en Washington el 27 de abril, EU y Corea del Sur habían acordado instituir “medidas disponibles en todos los aspectos, incluyendo el despliegue de recursos estratégicos de EU”. Sputnik señala que “entre estos recursos se cuentan los bombarderos estadounidenses B-52, B-2 y B-1B; los aviones de combate F-35 y portaaviones que usualmente están alojados en las bases estadounidenses de Corea del Sur, Japón o Guam”.

El vocero del Pentágono, Jeff Davis, informó el 28 de abril que el despliegue del sistema THAAD en Corea del Sur “se está moviendo muy rápidamente; muy pronto tendrá una capacidad operativa inicial”.