Presidente Assad de Siria: toda la acusación de las armas químicas “fue una falsa bandera, una mentira”

24 de abril de 2017

24 de abril de 2017 — En entrevista con Sputnik publicada el 20 de abril, el Presidente de Siria, Bashar al-Assad, declaró que “el ataque al aeropuerto de Shairat fue una falsa bandera, una mentira”. Assad dijo que la evidencia física en el terreno es incontrovertible: no solo Siria no lanzó ningún ataque con armas químicas sobre Khan Shaykhun, sino que ni siquiera bombardearon accidentalmente un depósito de armas químicas del Estado Islámico (EIIS) en ese lugar, como lo había conjeturado inicialmente Rusia. Todo el incidente fue inventado, de principio a fin, para justificar la vuelta de la política de cambio de régimen contra Siria.

“Le enviamos una carta formalmente a las Naciones Unidas, en donde les pedimos que envíen una delegación para investigar lo que sucedió en Khan Shaykhun. Por supuesto, hasta este momento no han enviado [a nadie], porque Occidente y Estados Unidos impidieron que venga ninguna delegación, porque si viene, encontrarán que todas sus versiones sobre lo que sucedió en Khan Shaykhun y luego el ataque sobre el aeropuerto Sha’irat, fue una falsa bandera, fue una mentira... Así que, para nosotros, no hubo ningún ataque de gas ni depósito de gas, fue un juego de falsa bandera para justificar el ataque sobre la base de Shairat. Eso fue lo que sucedió”, subrayó Assad.

Las fuerzas armadas de Siria si realizaron un ataque aéreo en la provincia de Idlib el 4 de abril, señaló Assad, pero seis horas antes del incidente del que informó la prensa occidental. Y no hay ninguna evidencia de armas químicas en esa zona, ni antes ni después.

“El ataque ya estaba preparado, y no querían escuchar, no querían investigar; solo querían lanzar el ataque. Creemos que fue una falsa bandera por un solo y simple motivo: Si hubo una fuga de gas o un ataque, y se habla de unos 60 muertos en esa ciudad, ¿cómo es que la ciudad siguió con su vida normal? No evacuaron la ciudad...

“Incluso si ven a las fotografías, puede ver que los rescatistas, los supuestos rescatistas, estaban rescatando personas sin máscaras, sin guantes, y se movían libremente. ¿Cómo es posible? Eso va contra todas las especificaciones frente al gas sarín del que hablaban. Se puede falsificar esta imagen, es muy fácil. Así que no se pueden basar sus juicios sobre imágenes y videos, en especial los que están hechos por al-Qaeda”.

El vocero del Ministerio de Defensa de Rusia, general Igor Konashenko, explicó el 20 de abril un razonamiento similar para señalar el fraude que se había perpetrado. “En las últimas dos semanas, ni un solo representante de la OPCW [la organización responsable de vigilar y supervisar la eliminación de las armas químicas] se ha visto por allá”, en el sitio donde ocurrió el supuesto ataque químico en Siria. “¿De donde vienen esas muestras? [que la OPCW alega que prueban que hubo una ataque con gas sarín] ¿Cuál de los miembros de la OPCW pudo estudiarlas tan rápido, mientras que los procedimientos normales estipulan una compleja investigación que toma tiempo, como podemos ver en el caso del gas mostaza utilizado en Alepo”.

De manera irónica, Konashenko se refirió a “los charlatanes de la organización de los Cascos Blancos que andaban tan ajetreados dentro de las nubes de sarín sin ningún equipo de protección?... Aunque los expertos independientes no creen que nadie hubiera podido haber salido ileso en un ataque de gas sarín, no obstante, el señor Uzumcu [director de la OPCW] ha creado su propia tabla periódica de los elementos, en vez de la de Mendeleyevs”, declaró Konashenko.