Barry Ritholtz de Bloomberg: Glass-Steagall ofrece muchas cosas positivas

13 de abril de 2017

13 de abril de 2017 — El columnista del “Bloomberg View” y asesor financiero, Barry Ritholtz, informó en su columna del 7 de abril que la Glass-Steagall se ha convertido en un tema de interés, para Gary Cohn, director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, y para el Presidente Donald Trump, quien, dice él, quisiera mantener su promesa de campaña de restaurar esta ley.

En la crisis financiera de 1933, la ley Glass-Steagall fue diseñada como un “cortafuego” entre la actividad especulativa y la banca comercial para asegurar los depósitos de la gente, señala Ritholtz, y agrega que la Glass-Steagall funcionó cuando se derrumbó la bolsa de valores en 1987, aislando la crisis de Wall Street para evitar que la población se viera afectada.

Al derogarla en 1999 se permitió que los bancos crecieran demasiado, y cuando estos enormes bancos se colapsaron, la crisis también se hizo más grande, como se vio en 2008.

“Imagínense si en vez de eso, Estados Unidos divide las finanzas en dos partes”, lo especulativo por un lado y la banca comercial con los depósitos asegurados por otro, dice Ritholtz. “En ese caso, si los bancos especulativos explotan, esos inversionistas que debieron haber conocido los riesgos, pierden”. Además, agrega que “se puede decir que gran parte de las costosas y engorrosas normas de la ley Dodd-Frank serían innecesarias y este escenario”.

Lo que es nuevo, dice Ritholtz, es que esto atrae ahora tanto a la derecha como a la izquierda. Ritholtz le recuerda a los lectores que el proyecto de ley Warren-McCain para restaurar la Glass-Steagall no llegó a ningún lado en el 2013, “como paso con otros intentos”. Pero ahora, afirma, los conservadores quieren derogar el engorroso marco de la Dodd-Frank, y también los políticos liberales.

Un informe escrito por Elizabeth Dexheimer en Bloomberg, el 5 de abril, y que describe la reunión de Gary Cohn con la senadora Elizabeth Warren (demócrata de Massachussetts) y el senador Bob Corker (republicano de Tennessee), ambos miembros de la Comisión Bancaria del Senado, señala que “una división entre banca de inversión y banca comercial no va a afectar a todas las compañías de inversión de Wall Street del mismo modo, y las compañías que tengan mayor cantidad de operaciones de préstamo a consumidores se verían más afectadas”. La otrora compañía de Cohn, Goldman Sachs, “tiene un registro limitado de préstamos a los consumidores, mientras que en el caso de JPMorgan es una parte importante de su negocio”.

La reunión de Cohn con Warren y Corker, miembros de la Comisión Bancaria del Senado, fue privada.