Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

¿Qué puedes hacer tú por la humanidad?

marzo 16, 2017
Los Presidentes de Rusia y de China, luego de acordar una larga serie de proyectos de cooperación económica en los que "todos ganan". 2015. [en.kremlin.ru]

16 de marzo de 2017 - Lo peor que le puede pasar a un imperio decadente y en bancarrota, cuyo control permanente depende de la maleabilidad mental de las poblaciones víctimas, es que la gente empiece a desafiarlo. Eso, para el espanto de la City de Londres y de Wall Street, es un proceso esencial que está en marcha por todo el planeta.

El gobierno chino, por ejemplo, está haciendo a un lado a quienes promueven la confrontación entre Estados Unidos y China, y más bien declara una y otra vez que hay "una perspectiva brillante para la cooperación entre China y Estados Unidos", y al mismo tiempo le recuerda al mundo que "China seguirá siendo un motor importante para el crecimiento mundial", como lo declaró el primer ministro chino Li Keqiang el 15 de marzo. Ahora se espera una reunión entre los Presidentes Xi Jinping y Donald Trump para principios de abril.

Rusia tampoco está siguiendo el juego de Londres de que "ustedes dos se pelean". Prominentes analistas rusos desestiman el último video provocador de la CNN en contra de Vladimir Putin, y señalan que "Occidente trata de utilizar la última ventana de oportunidad, que todavía existe, antes de que Putin se reúna con Trump, para satanizar la figura del Presidente de Rusia".

Y dentro de Estados Unidos, hay un fermento creciente en la población y entre las personalidades políticas, de quienes ya están hartos de Wall Street y sus marionetas de Washington, y más bien coinciden con el planteamiento de Lyndon LaRouche para que Estados Unidos retorne a la ley Glass-Steagall de Franklin Roosevelt, y a favor del desarrollo de misiones científicas avanzadas por la humanidad, como la energía de fusión y la exploración espacial, junto con los demás elementos de las Cuatro Leyes de LaRouche.

Lyndon LaRouche respondió ayer a la insistencia de Wall Street en sabotear la Glass-Steagall y de cerrar las pocas plantas de energía nuclear que todavía funcionan en Estados Unidos. "Este es un error estúpido por completo", declaró. "Realmente tenemos que combatir esto y ganar; no se puede sostener la economía real sin esa protección", la protección que proporciona la energía nuclear y otras capacidades científicas avanzadas.

LaRouche hizo un llamado a sus asociados a lanzar una campaña organizativa nacional para generar una respuesta en la población con respecto a estas cuestiones: Es una cuestión de acción que se tiene que hacer. Él señaló que la vida y obra del gran pionero del espacio germano-americano Krafft Ehricke -quien construyó el cohete Saturno que llevó a Estados Unidos a la Luna- se debe utilizar para ese efecto, porque es un asunto vital que apunta al tipo de mejoras que se necesitan. Ehricke fue un individuo muy valioso, un hombre que se esmeraba en entregar resultados. Preservar la memoria de lo que él ha hecho por Estados Unidos y por el mundo, se puede plantear la cuestión a todos los ciudadanos:

¿Qué puedes hacer tú por la humanidad? No solo por los propósitos objetivos inmediatos de un programa, sino ¿qué puedes hacer por sus mentes?