El imperio en decadencia lanza proyecto para fomentar el canibalismo

21 de febrero de 2017

21 de febrero de 2017 — Los mismos medios de información que están batiendo tambores de guerra contra el Presidente Trump por amenazar “a nuestro sistema”, compiten actualmente para ver quién publica el artículo publicitario más asqueroso del canibalismo humano. El pretexto para esta campaña de encausar a sus lectores para que se unan a ellos en las profundidades de su perversidad, es la publicación de un libro nuevo, dado a conocer esta semana, escrito por un zoólogo de nombre Bill Shutt, titulado Canibalismo: una historia perfectamente natural. Su tesis: los animales se comen unos a otros; los humanos también lo han hecho, a través de la historia y en diversas culturas. Schutt quiere que ustedes se acostumbren a la idea, porque prevé que habrá una explosión de humanos que comen humanos a una escala épica, bajo condiciones de hambrunas y sobrepoblación, que según él, va a acarrear el “cambio climático”.

Es suficiente la cobertura en el New York Times para ver de lo que se trata esta campaña:

“Canibalismo es un libro jocoso, escrito en un estilo ligero, pero la investigación que lo respalda es impresionante” escribió el 31 de enero el crítico del New York Times Sy Montgomery. “Se pudiera pensar que un libro sobre canibalismo pudiera ser perturbador”, concluye; pero éste es “refrescante. El canibalismo, de hecho, restablece mi fe en la humanidad; es bueno saber que, por lo menos en lo que respecta a este comportamiento en particular, la gente no horroriza tanto, ni sorprende tan espléndidamente, como cualquier otra especie que ande por ahí”.

Schutt, un experto en murciélagos vampiros que usa @draculae como su identificación para tuitear, no es más que un apéndice (si bien asqueroso) del sistema oligarca británico que podría justificar los asesinatos en masa, si esto es lo que se requiere para salvar a su sistema monetarista. Por lo tanto, no es de sorprender que Schutt sea un investigador adjunto del Museo Americano de Historia Natural, ese bastión de la perspectiva de que “el hombre no es más que un animal”, entre otros crímenes, infame por patrocinar el Congreso Internacional sobre Eugenesia de Averell Harriman y William Draper en 1932 que promovió la eugenesia y a Hitler.

¿Y todavía las élites políticas no entienden por qué la población estadounidense está en revuelta en contra de estos medios?