Amigo de Obama y Presidente de Argentina, Mauricio Macri, acusado de una política antiinmigrantes al estilo Trump

7 de febrero de 2017

6 de febrero de 2017 — El neoconservador argentino, Presidente Mauricio Macri, quien gozó de un nidito de amor con Barack Obama y quedó totalmente desestabilizado cuando Hillary Clinton perdió las elecciones en noviembre, se ha pasado esta última semana tratando de explicar el por qué su política migratoria no es como la de Donald Trump.

El pasado lunes 30 de enero, Macri emitió un decreto de “urgencia y necesidad” mediante el cual restringe la entrada de paraguayos, bolivianos y peruanos, y facilita su deportación más rápidamente, alegando que estos extranjeros traen crimen y drogas al país. La Ministra de Seguridad Patricia Bullrich, alegó que un 33% de los individuos encarcelados por drogas, eran extranjeros.

Históricamente, los ciudadanos de estos tres países han ido a Argentina en busca de mejores condiciones de vida y trabajo, con frecuencia trabajando en el servicio doméstico y otros oficios menudos. La mayoría de los que entran al país son de origen indígena y son considerados inferiores por la oligarquía argentina blanca como la azucena. El rollo de la Bullrich sobre el “33%” es una mentira. Según las Naciones Unidas, los extranjeros acusados de delitos relacionados a las drogas comprenden solo el 0.07% de la población carcelaria en Argentina. Es más, muchos paraguayos, bolivianos y peruanos que están encarcelados por infracciones relacionadas a drogas no son narcotraficantes sino “mulas”, ciudadanos empobrecidos que aceptan tratar de pasar drogas a cambio de dinero.

En medio de las acusaciones de que Macri quiere construir un muro para que no entren a Argentina los “de piel oscura”, los comentarios de Bullrich causaron tal revuelo en Bolivia que el Ministro de Relaciones Exteriores Fernando Huanacuni mandó llamar al embajador argentino Normando Álvarez para expresarle la indignación de su gobierno, informó el sitio electrónico politicaargentina. El Presidente de Bolivia, Evo Morales, envío una delegación a Argentina para hablar con residentes bolivianos en ese país para garantizar que sean tratados adecuadamente. Tanto el diario New York Times como el Guardian de Londres, publicaron artículos destacando que Macri está exacerbando las tensiones regionales con sus políticas contra los inmigrantes.

Bullrich y otros están tratando desesperadamente de controlar los daños, sin mucho éxito. Es ilustrativa una caricatura publicada en Página 12 el 30 de enero. Uno de los personajes le dice a otro, “Donald Trump quiere construir un muro en México”. El otro personaje, que se parece a Bullrich, responde, “¡Ay, no, y yo me quedo al otro con estos peruanos, bolivianos y paraguayos!”. Macri está quedando muy mal parado en esta también.