Xi en Davos coloca el desarrollo al centro de la gobernabilidad a nivel mundial

18 de enero de 2017

18 de enero de 2017 — En su discurso inaugural en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el Presidente de China Xi Jinping hizo un llamado a reformar el sistema de gobernabilidad a nivel mundial, en lo que podría clasificarse como “globalización con características chinas”. Xi advirtió sobre los peligros de un retroceso hacia un proteccionismo defensivo frente a las tormentas financieras, y dijo que sería como encerrarse en un cuarto oscuro para protegerse de la lluvia afuera, pero donde no tiene luz ni aire para respirar.

Al mismo tiempo, condenó las fallas del sistema global actual, la inequidad creciente y la pobreza y desempleo cada vez mayores. No obstante, “la historia del hombre nos dice”, agregó Xi, “que no se debe temer a los problemas sino hacerles frente. Tenemos que enfrentar los desafíos y trazar el curso correcto para la globalización económica... Si uno tiene miedo de la tormenta y de explorar un nuevo mundo, tarde o temprano se ahogará en el océano”. En referencia a la propia experiencia de China dijo que “hemos tenido nuestra parte de ahogarnos en el agua y nuestra parte en los remolinos” pero “la economía global es un gran océano y no hay forma de escapar de el o de retrotraerse”. Xi también advirtió en contra de las guerras comerciales y dijo que “nadie sale vencedor de una guerra comercial”.

Sobre la crisis financiera global, Xi dijo que no fue la “globalización” lo que la causó sino “el capital financiero que sacó ganancias excesivas y la incapacidad de las regulaciones financieras para hacerle frente a esto”. Aunque la globalización ha creado problemas significativos, lo que ha fallado son los mecanismos para resolverlos.

“Un sistema de gobernabilidad global inadecuado hace difícil resolver estos problemas” dijo Xi. “Hay un llamado contundente entre la comunidad internacional para que se reforme el sistema de gobernabilidad mundial, lo cual es ahora una tarea urgente” dijo Xi. “Y todos los países son miembros iguales de la comunidad internacional y merecen que se les escuche”. Es más, prosiguió, “se tiene que desarrollar la conectividad global para que todos pueden alcanzar la prosperidad”. El centro de esta “globalización” es el desarrollo y el desarrollo está basado en una productividad cada vez mayor con base en el desarrollo de la ciencia y la tecnología, dijo Xi. “Esto es producto de todos nosotros y no producto de un solo individuo aislado” dijo Xi. Xi luego parafraseó a Lincoln (y a Sun Yatsen, sin mencionarlos), y dijo que “el desarrollo es del pueblo, por el pueblo y para el pueblo".

La comunidad mundial tiene que desarrollar un “modelo dinámico de crecimiento gobernado por las innovaciones”, dijo. Solo mediante las innovaciones y la reforma se puede hacer frente a una economía deprimida. Segundo, “debemos desarrollar un enfoque abierto e interconectado para desarrollar una cooperación transparente y donde todos ganan”. Y tercero, “lo esencial es que haya una filosofía y un modelo de desarrollo racional” que sea “equilibrado, equitativo e inclusivo”. Además, “debe dársele prioridad a la reducción de la pobreza, el desempleo y la inequidad” dijo Xi.

Xi le aseguró a los presentes que China va a mantener el curso, mantendrá una tasa de crecimiento sólida, continuará con sus reformas estructurales y su apertura y tendrá un papel más prominente para compartir su riqueza con otros. Xi se refirió a la cumbre del G-20 en Hangzhou, que puso a las innovaciones en el centro del desarrollo económico y de la Iniciativa Una Franja, Una Ruta, que va a celebrar una cumbre importante en mayo en China. “Si continuamos construyendo una comunidad con un futuro compartido” dijo Xi, “podremos crear un mundo mejor”.