Helga Zepp LaRouche elevó a lo sublime al público del seminario del Instituto Schiller y EIR en Estocolmo

13 de enero de 2017

13 de junio de 2017 — Sublime, es la única palabra apropiada para describir la profunda y bella presentación que hizo Helga Zepp-LaRouche y la atmósfera que creó en el público formado por 60 personas (la sala estaba llena) en el seminario del Instituto Schiller y de EIR que se llevó a cabo en Estocolmo, Suecia, el 11 de enero, con el título de “Donald Trump y el Nuevo Paradigma Internacional”. Helga Zepp-LaRouche llegó sin anunciarse y convirtió la oportunidad organizativa a un todo un éxito. Su discurso conmovió a la audiencia para que abordaran el significado epistemológico y profundo de la Nueva Ruta de la Seda, y el significado del desarrollo de la humanidad en el universo. Este significado profundo conmovió incluso a los diplomáticos que estaban presentes. Un embajador de un importante país de Asia comenzó a hablar exactamente sobre la necesidad de abordar las implicaciones culturales y humanas de manera más amplia, durante el período de preguntas y respuestas.

En total, hubo 17 diplomáticos presentes en el seminario, de ellos 7 eran embajadores. (Esto no tiene precedente en la historia del Movimiento de LaRouche en Suecia). Estuvieron presentes cuatro países europeos, nueve de Asia, y cuatro de África. Un periodista chino vino por segunda vez a uno de nuestros seminarios, habló con Helga Zepp-LaRouche, y tomó fotos. Entre los otros participantes en el seminario hubo contactos de diferentes asociaciones suecas que trabajan en favor de la amistad con Rusia, Ucrania, Siria, Yemen, Somalia, el área del Mar Báltico, y otro grupo que propone la separación de la Unión Europea (UE), así como tres empresarios contactos y activistas veteranos del Movimiento de LaRouche en Suecia.

El presidente del Instituto Schiller en Suecia, Hussein Askary, hizo de moderador y le dio la bienvenida al público. Helga Zepp-LaRouche dio el discurso de apertura con una perspectiva esperanzadora para el mundo. Helga presentó una evaluación de la pelea que están dando los neoconservadores y los medios masivos de comunicación para dar marcha atrás a la victoria de Donald Trump en las elecciones de EUA. Ella señaló que el verdadero motivo del triunfo de Trump fue la reacción general de la población al desastre provocado por los neoliberales, tal y como viene sucediendo en otras partes del mundo; es allí donde se tiene que buscar el motivo por el cual Trump salió electo, y no en ningún hackeo a ninguna computadora.

Dado que la mayoría del público eran personas que asistía por primera vez a nuestros seminarios, ella hizo un presentación sobre el Instituto Schiller, lo cual es también la historia de la política por la Nueva Ruta de la Seda. Ella describió cómo evoluciona el mundo de una plataforma económica a otra, y mostró que los chinos con sus iniciativas están impulsando una nueva plataforma económica con desarrollo industrial basado en la Luna, para un desarrollo mayor de la humanidad que trasciende las fronteras de la Tierra. En el período de discusión se plantearon las motivaciones de los chinos para llevar a cabo esa política en el mundo, en el contexto de la situación en África. Con base a sus estudios de la historia de China y del pensamiento de Confucio, Helga explicó que llegó a la conclusión de que China está buscando una política en la que “todos ganan” basada en el concepto confuciano de la búsqueda de la sabiduría y de la harmonía. Ella subrayó la necesidad que tenemos hoy de un Renacimiento Clásico para que el Nuevo Paradigma tenga éxito, y que esto es algo que no podemos dejarlo en manos de Trump.

Luego de que ella dio su discurso, Hussein Askary hizo una corta presentación de la propuesta para el Sudoeste de Asia y para África. Al final hubo un convivio con café y pastelitos que amablemente proporcionó un contacto. Muchos de los participantes aprovecharon este momento para tomarse fotos con Helga y para hablar con ella. Dos embajadores, uno del Sudeste de Asia y otro del Sudoeste de Asia, se acercaron a Helga para expresarle su más profundo agradecimiento por su presentación y por la belleza de sus ideas.

Este evento fue un verdadero avance para los organizadores del movimiento de LaRouche en Suecia, con una cualidad y una densidad que va a llevar nuestro trabajo político en este país a una nueva dimensión.