“Figuras escondidas” fomenta las becas en las universidades, como era la intención de sus creadores

12 de enero de 2017

11 de enero de 2017 — “Figuras escondidas”, la película sobre las científicas e ingenieras negras conocidas como las “computadoras” de la NASA, que hicieron los cálculos, realmente inventando las matemáticas para el caso, para llevar a los estadounidenses al espacio, fue presentada en exclusiva el 7 de enero en Guam, y el anfitrión de esta fue el bisnieto de Katherine Johnson, Trevor Boykin. Johnson fue la matemático que es la figura principal en la película, y quién el año pasado recibió la Medalla Presidencial por la Libertad por el papel pionero que jugó en el programa espacial.

El 7 de enero de este año, Trevor Boykin, estudiante de la Universidad de Guam, fue el anfitrión de una presentación especial de esta película, con un público de más de 200 personas, compuesto por estudiantes de todas las edades y funcionarios de educación. Los más de $1,000 dólares que se recabaron en esta presentación de la película serán empleados para crear una beca de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas a nombre de su bisabuela, para un estudiante de la Universidad.

El senador de Guam, Regine Lee, presentó al grupo allí reunido una resolución legislativa antes que comenzara la película, haciendo un reconocimiento a su esfuerzo, y a sus planes para establecer una beca. Lee, que es el presidente de la Comisión de Innovación y Economía, Fuerza Laboral y Desarrollo de la Juventud, y quien de modo “incondicional” respaldó el esfuerzo de Trevor Boykin para patrocinar el evento, según informó el periódico PostGuam, le dijo a los presentes: “La historia de Katherine Johnson y las otras mujeres afroamericanas que jugaron papeles cruciales durante el desarrollo del programa espacial de la NASA es verdaderamente inspiradora... y espero que sus historias inspiren a jóvenes científicos para que avancen más allá de sus fronteras”.

Este es precisamente el tipo de respuesta que el elenco y el equipo de la película, la NASA, y Katherine Johnson misma, esperaban que la película generara.