Bolivia y Paraguay cooperarán en la construcción del Corredor Ferroviario Bioceánico

3 de enero de 2017

3 de enero de 2017 — En una reunión muy optimista que tuvo lugar el 2 de enero en Asunción, Paraguay, el Presidente boliviano, Evo Morales y el Presidente paraguayo, Horacio Cartes, firmaron un Memorando de Entendimiento y acordaron un plan de acción interinstitucional paraguayo-boliviano, para construir un ferrocarril de 500 kilómetros que va a incorporar a Paraguay al Corredor Ferroviario Bioceánico propuesto que se extiende desde el puerto peruano de Ilo en el Pacífico, a través de Bolivia, y llega al puerto brasileño de Santos en el Atlántico.

El Presidente Cartes calificó la reunión entre los dos jefes de Estado como “histórica” y muy cordial. El corredor bioceánico planeado “va a ser el Canal de Panamá del siglo 21”, afirmó Morales, el cual contribuirá a la integración de las naciones de las Américas.

El ramal ferroviario contemplado en el Memorando de Entendimiento va a vincular la región boliviana de Roboré a Puerto Carmelo, en el Río Paraguay, permitiéndole a Bolivia un acceso directo a la Hidrovía Paraguay-Paraná a través del puente que se construirá en Puerto Murtinho, en Brasil. Bolivia podrá transportar productos por medio del ramal de Puerto Carmelo Peralta, y desde ahí hacia la costa del Atlántico, por medio de la Hidrovía Paraguay-Paraná.

Ramón Jiménez Gaona, ministro de Obras Públicas de Paraguay, le señaló a la agencia de noticias EFE que Paraguay tiene la tercera flota de gabarras y remolcadores más grande a nivel mundial, y por esto está en muy buena posición para ayudar a Bolivia a transportar sus productos a lo largo del Río Paraguay. Con la construcción de la ramal ferroviaria, Paraguay se beneficiará del igual modo para transportar sus bienes en la dirección opuesta, hacia la costa del Pacífico.

En su declaración conjunta, los dos jefes de Estado prometieron fortalecer su “conectividad” entre ellos, por medio de la construcción de los “corredores bioceánicos, carreteros, ferroviarios”, así como también por medio de otros proyectos de infraestructura física “que faciliten la circulación de personas y bienes, como un factor fundamental para ampliar los horizontes de su comercio exterior hacia las cuencas de los Océanos Atlántico y Pacífico, logrando la plena integración regional”. Ellos además subrayaron la importancia de fortalecer las organizaciones regionales como el Mercado Común Suramericano (MERCOSUR), la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC)