Niños en Yemen estudian astronomía y exploración espacial, desafiando a la maquinaria asesina de Obama, los saudíes y los británicos

31 de diciembre de 2016

30 de diciembre de 2016 — La Oficina Asesora de Coordinación con el BRICS (OACB), que encabeza Fouad Al-Ghaffari, amigo del Instituto Schiller, organizó la primera sesión de una serie de clases sobre astronomía y exploración espacial para niños de Sana’a, la capital de Yemen, el 28 de diciembre. La clase que dio el experto astrónomo, Ammar Al-Bahri, responsable de los planes espaciales de la OACB, la dedicó especialmente a enseñarle a los niños el Sistema Solar y sus características.

Se está planeando una segunda clase tanto para niños como para adultos, que va a concluir en una exhortación al parlamento y al gobierno yemení para que legislen para crear una agencia espacial yemení.

Al-Ghaffari hizo referencia al documento oficial que China acaba de emitir sobre las Actividades de China en el Espacio, y a los esfuerzos que recientemente han hecho activistas estadounidenses para que se cree ”un día internacional del espacio”. http://news.xinhuanet.com/english/china/2016-12/27/c_135935416.htm

En una declaración que dio Al-Ghaffari, después de la clase, recalcó que “esto es un comienzo único para los niños de la OACB”, y un “cambio cualitativo que trae a la mente el papel que jugaron los astrónomos árabes para desarrollar este campo de la ciencia”. También subrayó que esto además trae a la mente la importancia de la NASA, y los intentos que se han hecho para reducir su presupuesto y llevar sus logros hacia área que no ayudan a la paz y al desarrollo. Asimismo, se refirió a las sondas espaciales de las naciones del BRICS y a los instrumentos que están orbitando el espacio exterior en la búsqueda de la exploración pacífica del espacio, y sobre el acuerdo al que llegaron en junio del 2016 China y la Oficina para las Relaciones sobre el Espacio Exterior de las Naciones Unidas (UNOOSA en sus siglas en inglés).

Lo que ha puesto en evidencia la gente en Yemen, en general, y este pequeño grupo de intelectuales y activistas, en particular, es que si la gente insiste en hacer su existencia digna, no habrá poder sobre la Tierra que pueda someterlos; o, como lo dijera el poeta tunecino Abulqasem El-Shabi: “Si un pueblo, un día, exige su derecho a la vida, el destino mismo va a obedecer”.

Para que el resto del mundo conserve su dignidad y carácter humano, tiene que hacer todo lo que esté en sus manos para detener la guerra bárbara y genocida que se está llevando a cabo en contra de Yemen, desatada por Arabia Saudita y respaldada por Obama y el gobierno británico.