La compañía brasileña Eletronuclear busca a China para terminar su tercera planta nuclear

28 de noviembre de 2016

28 de noviembre de 2016 — Bruno Barretto, presidente en funciones de la compañía nuclear estatal del Brasil, Electronuclear, anunció el 23 de noviembre que viajará a China en diciembre para reunirse con funcionarios de la Corporación Nuclear Nacional China (CNNC) y de la State Nuclear Power Technology Company (SNPTC) (Compañía Estatal Tecnológica de Energía Nuclear), y con los bancos de desarrollo del Estado, sobre la posibilidad de que China vaya a Brasil a ayudar a terminar de construir la planta nuclear Angra 3.

Brasil tiene dos plantas nucleares en funcionamiento, y tiene una tercera que todavía está en proceso de construcción, que se llama Angra 3, y que se comenzó a construir en 1984; la cerraron en 1986 y la congelaron por más de dos décadas tiempo durante el cual se hizo una campaña antinuclear dirigida desde el extranjero; finalmente en el 2010 se echó a andar de nuevo, con la idea de que entrara en servicio para el 2015, pero a principios de este año todas las construcciones se detuvieron de nuevo, como parte de los ataques de la escuadra "anticorrupción" Lava Jato (operación Lavado de Autos) de los banqueros, que envió al presidente administrativo Othon Pinheiro, a la cárcel por 43 años. Actualmente está proyectado que la construcción de Angra 3 se termine completamente para entrado el 2020, a pesar de que está lista en un 60%.

Puesto que las compañías brasileñas que fueron contratadas para construir la planta están en una lista negra por haber trabajado en el proyecto con fines corruptos, Eletronuclear ha estado buscando por meses compañías extranjeras que estén dispuestas a asumir los contratos de construcción que le habían sido dados a esas compañías brasileñas. Barretto informó que Eletronuclear le ha hablado a otras compañías internacionales, pero solo los chinos están abiertos a conversar el asunto.

Barreto recalcó que por ley, las compañías extranjeras no pueden operar las plantas nucleares en Brasil; los contratos de los que estamos hablando son solo contratos de construcción.