Nuevo documento chino sobre políticas hacia América Latina y el Caribe, destaca la cooperación "ganar-ganar" y la "ampliación de los intereses comunes"

27 de noviembre de 2016

26 de noviembre de 2016 — El Ministerio de Relaciones Exteriores de China publicó el día 24 un documento programático de gran alcance sobre América Latina y el Caribe, precisamente en el momento en que concluyó la gira del Presidente Xi Jinping de China por Iberoamérica. El documento se presenta como un "programa para el futuro" y se basa en "nuevas ideas, propuestas e iniciativas en la política de China hacia América latina y el Caribe para la nueva era". El último documento de política del Ministerio del Exterior sobre este tema se publicó en 2008.

El documento señala que cuando en el mundo se suceden "cambios históricos sin precedentes, en donde la multipolaridad y la globalización cobran impulso", China está lista "para promover la construcción de un nuevo tipo de relaciones internacionales con la cooperación ganar-ganar como centro, y forjar una comunidad de futuro compartido". Las relaciones de China con América Latina y el Caribe se encuentran en "la nueva fase de cooperación integral", añade el mismo.

De ahí en adelante, el documento describe en gran detalle, en cuatro secciones distintas, así como en muchas subsecciones, un conjunto de áreas en las que se contempla la cooperación integral, comenzando con la caracterización en la Parte I, de América Latina y el Caribe, como "una Tierra Plena de Vitalidad y de Esperanza". El documento identifica la cumbre del BRICS en julio de 2014 en Brasil, como el punto de despegue de la "asociación de cooperación integral", que se refleja en el establecimiento del Foro China-Celac (la Celac es la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) como el vehículo fundamental de coordinación política.

El documento explica que esta asociación "sirve como magnífico ejemplo de los países en desarrollo que trabajan juntos en busca del desarrollo común". Se ofrece asistencia financiera y técnica sin ninguna condición política. La reducción de la pobreza será la meta fundamental. A las compañías chinas se les fomenta y se les proporcionarán los medios financieros para invertir en la región o a establecer sucursales allá. Asimismo, el documento destaca, en una obvia referencia a Estados Unidos, que la asistencia de China y su relación con la región del mundo, en ningún modo está dirigida ni pretende a excluir a "terceras partes".

La Parte IV del documento, titulada, "Mayor fortalecimiento de la cooperación en todos los campos", ofrece la descripción más detallada de la contribución que China contempla para el desarrollo económico de América latina y el Caribe, y abarca proyectos cooperación manufacturera, ingeniería, construcción de infraestructura, ciencia y tecnología y aeroespacial, para nombrar algunos. En esta última área, subraya que "pondrá mucha atención al papel de la tecnología del espacio como fuerza motriz para el desarrollo científico, tecnológico e industrial de los países de América Latina y del Caribe". La cooperación en la ciencia y en la innovación tecnológica incluye la energía nuclear, la aviación civil, la construcción de centros de investigación y desarrollo, parques de alta tecnología y laboratorios conjuntos, entre otras cosas. La cooperación manufacturera incluye proyectos "que cubrirán toda la cadena industrial", a fin de que ambas partes puedan "aumentar el empleo local, elevar el nivel de industrialización y fomentar el desarrollo económico y social local".