Yachay, ciudad del conocimiento, en Ecuador, para crear "conocimiento como un bien infinito"

25 de noviembre de 2016

23 de noviembre de 2016 — Durante la visita de Estado del Presidente de China, Xi Jinping, a Ecuador el 17 y 18 de noviembre, Rafael Correa, Presidente ecuatoriano, agradeció a China por haber financiando Yachay, la "Ciudad del conocimiento" —Yachay es la palabra que en quechua quieres decir 'conocimiento'— "como lo que considero el proyecto más importante en la historia de nuestro país, no en dólares, sino por su significado: La ciudad del conocimiento, Yachay, que incluye una universidad de índole mundial dedicada a fomentar la innovación y el desarrollo de las ciencias duras".

Yachay es la primera ciudad planificada que se construye en Suramérica desde que se construyó en 1960 la capital de Brasil, Brasilia. Su propósito, según los expertos y participantes ecuatorianos, es el de crear una nueva generación de científicos e ingenieros dedicados a construir "un nueva economía basada en el conocimiento, la ciencia y la tecnología", informó en julio el servicio de noticias Los Andes.

El proyecto es también internacional. En una entrevista que Fernando Cornejo, gerente técnico de Yachay, le dio en agosto del 2015 a Radio Universidad de Chile, este describió a la ciudad como un "proyecto emblemático de UNASUR" (la Unión de Naciones Suramericanas), diseñado para avanzar en el conocimiento y el desarrollo en toda Suramérica, para ayudarla a lograr su "segunda independencia". Es notable que Rusia también está involucrada en Yachay, y está construyendo allí una planta para producir vacunas, en tanto que China está proporcionando tecnología a la ciudad científica que Bolivia está construyendo en Cochabamba.

Cornejo, quien antes de esto fungió como viceministro de Ciencia y Tecnología, en el gobierno de Correa, explicó que el principio que guía este proyecto, es que "cambiamos el concepto neoliberal del conocimiento como un bien finito al conocimiento, como un bien infinito que se puede compartir, que es abierto y colaborativo". El conocimiento, continuó diciendo, está "ligado a la independencia, es decir, a superar el estatus de dominación a la que han sido sujetos nuestros pueblos". El desafío para Latinoamérica, dijo, está en "convertirnos en generadores de conocimiento".

Dice Cornejo, que en Yachay "tenemos científicos de 54 países, entre profesores e investigadores". Además de la Universidad de Tecnologías Experimentales de Yachay, todos los institutos nacionales de investigación de Ecuador van a estar allí, junto a un parque industrial, el Instituto Tecnológico Superior, 37 compañías de tecnología avanzada, escuelas, hospitales, empresas agroindustriales, y mucho más.

Cornejo subrayó que solo el Estado puede llevar a cabo un proyecto de la magnitud de Yachay, y no el sector privado, aunque este último puede colaborar con el Estado. "Implicaba pensar en grande, en megaproyectos que tengan una directa injerencia sobre el sector productivo". También implica "un cambio de mentalidad en el ser humano ecuatoriano y latinoamericano, ya que el cambio de la matriz productiva solamente se puede dar con un cambio de la matriz cognitiva".