Visita de Xi Jinping a Ecuador profundiza la cooperación entusiasta

19 de noviembre de 2016

19 de noviembre de 2016 — Los Presidentes de China y Ecuador, Xi Jinping y Rafael Correa, acordaron en su reunión en Quito el 17 de noviembre, elevar la relación entre los dos países al nivel de "Asociación Estratégica Integral", lo que significa que las dos naciones tendrán una comunicación permanente con relación a cuestiones de Estado, desde los proyectos de desarrollo a cuestiones internacionales. Para darle forma a esta colaboración, se establecerán comisiones para darle seguimiento a la cooperación en cuatro áreas: Aumento en la capacidad de producción e inversión, asuntos económicos y comerciales, cooperación agrícola, y ciencia y tecnología.

Un momento destacado de los días de la visita de Xi a Ecuador fue la ceremonia que se realizó en Quito el día 18 en la oficina central del sistema 911 nacional que China ha ayudado a desarrollar, para inaugurar los dos otros proyectos importantes que China ha hecho posible. La presidencia de Ecuador difundió la ceremonia en vivo, y para un observador de Estados Unidos fue reminiscente de los días de John Kennedy o de Franklin Roosevelt en Estados Unidos.

Xi y Correa, acompañados por ministros del gabinete e invitados, se conectaron en video interactivo al sitio donde, en medio de grandes excavadoras, se colocaría la primera piedra de un nuevo hospital en la ciudad de Chone, cuyo hospital fue destruido por completo en el terremoto de abril de este año. El presidente de la compañía constructora china CAMAC Engineering Co., que está a cargo del proyecto, dijo en la ceremonia que CAMAC está comprometidas a terminar la construcción del hospital de 120 camas, con sistemas de construcción antisísmicos de última generación, dentro de 18 meses. El gobierno chino proporcionó las subvenciones para financiarlo, al igual que otro hospital en otro pueblo que también fue destruido por el terremoto.

Luego los Presidentes se conectaron al sitio de la presa hidroeléctrica Coco Coda Sinclair, en donde acaban de concluir los trabajos en las dos últimas turbinas de la planta gigantesca, construida bajo la dirección de ingenieros chinos con una personal de 7,000 trabajadores (1,500 chinos y los demás ecuatorianos), que estuvieron trabajando 24 horas al día y 7 días a la semana para terminar el proyecto iniciado en diciembre de 2010. Desde Quito, Xi y Correa presionaron los botones al mismo tiempo para encender las turbinas, y un radiante funcionario ecuatoriano anunció con orgullo que a partir de ese momento, Ecuador está exportando electricidad desde el corazón de su región amazónica al hermano país de Colombia.

De colonias a naciones

El Presidente Correa expresó la gratitud de Ecuador hacia China, que hace 70 años todavía también era víctima del más cruel colonialismo, por su ayuda a Ecuador. Pensamos igual, dijo Correa; el Presidente Xi quiere desarrollar China como una economía innovadora; nosotros en Ecuador queremos avanzar de ser exportadores de mercancías, a una economía basada en el conocimiento. Sin el financiamiento y la transferencia tecnológica de China, Ecuador no se podría desarrollar, en particular porque no tiene su propia moneda nacional, señaló. (Durante el gobierno de Bush, Ecuador fue forzado a "dolarizar" su economía).

Las relaciones entre nuestras naciones se basan en el acuerdo de que el desarrollo de uno, es la oportunidad para el desarrollo del otro, todos ganamos, declaró Xi en Quito. Esta es la relación que China quiere para toda Iberoamérica y el Caribe, agregó.

La declaración conjunta de los dos Presidentes señala que "China está dispuesta a trabajar con Ecuador en la transferencia tecnológica para promover la industrialización del país y fortalecer su capacidad de desarrollo independiente", según informó Xinhua. La declaración conjunta resume el propósito de la siguiente manera: "Buscando promover la capacidad de producción y la cooperación en inversión, los dos países se comprometen a implementar grandes proyectos en petróleo y gas, minería, infraestructura, conservación de agua, comunicaciones y finanzas, y explorar la cooperación en agricultura, en la industria petroquímica, construcción de barcos, y en las industrias metalúrgica y de fabricación de papel". China ayudará también en los programas científicos de Ecuador, como el caso de la "Ciudad del Conocimiento".

Correa se mostró particularmente contento de que Xi expresara la disposición de China para explorar la posibilidad del financiamiento chino y la asistencia técnica para construir un gran complejo petroquímico en la costa, concebido como "un pilar de la industria petroquímica en Ecuador y para toda la región".