Cristina Fernández de Kirchner: la victoria de Trump fue un voto tipo Brexit; los norteamericanos se rebelaron contra el saqueo de Wall Street

15 de noviembre de 2016

15 de noviembre de 2016 — La ex Presidente de Argentina Cristina Fernández de Kirchner hizo un análisis directo y lúcido sobre la victoria electoral de Donald Trump el 8 de noviembre en Estados Unidos, caracterizándola correctamente como una derrota contundente a Wall Street y a la clase política estadounidense, así como también a las élites políticas de ambos partidos Demócrata y Republicano, que desecharon a Trump por loco y dieron por un hecho la victoria de Hillary.

Es un voto estilo Brexit dijo Cristina en un artículo con fecha 13 de noviembre en su portal electrónico (http://www.cfkargentina.com) y en un discurso en la Universidad Arturo Jauretche de Buenos Aires el 10 de noviembre.

"Los paralelismos entre la impactante aprobación del referéndum Brexit en junio y la elección aún más impactante de los EE.UU. de Donald Trump como presidente... son abrumadores", señaló en el artículo en su portal electrónico. "El hecho indiscutible es que las instituciones dominantes de autoridad en Occidente, durante décadas, implacablemente y con total indiferencia han pisoteado el bienestar económico y la seguridad social de cientos de millones de personas. Mientras los círculos de élite engordaban con el globalismo, el libre comercio, los juegos de azar de Wall Street y las guerras sin fin... ignoraron completamente a las víctimas de su glotonería, excepto cuando esas víctimas se alborotaron un poco—cuando protagonizaron protestas".

"Que sorpresa para las élites", dijo. Lo que no entienden es que "los seres humanos no van a seguir y obedecer a las exactas personas que más culpan por su sufrimiento. Van a hacer exactamente lo contrario: desafiarlos a propósito y tratar de imponer el castigo en represalia. Sus instrumentos de represalia son Brexit y Trump". Lo que procuraron los estadounidenses, agregó, fue a alguien que rompiera con la élite económica que solo les ha causado "pobreza, la pérdida de sus casas, sus empleos". De hecho, dijo, el liderato de ambos partidos ignoró la realidad. El resto del mundo está abandonando el modelo neoliberal al que se aferra Estados Unidos y Hillary representa. Pero el Partido Demócrata decidió escogerla a ella de todas formas.

La ex Presidente acribilló al liderato del Partido Demócrata por haber escogido a Hillary, por lo cual el partido está acabado. Hillary "fue ampliamente percibida como protectora y beneficiaria de todos los peores componentes de la corrupción de la élite status quo", asevera, y agrega que "aquellos de nosotros que intentamos frenéticamente advertir a los demócratas que proponer como candidata a Hillary Clinton era una apuesta enorme y aterradora" ahora nos quieren culpar aquellos mismos que insistieron en postularla, "aún cuando toda la evidencia empírica mostró que podía perder con cualquiera". Que dice esto de la mentalidad del Partido Demócrata, se pregunta Fernández, cuando nombra como su candidata a alguien que "cuando no estaba cenando con monarcas saudíes y siendo festejada en Davos por tiranos que daban cheques de millones de dólares, pasó los últimos años dando vueltas por los bancos de Wall Street y grandes corporaciones con honorarios de 250.000 dólares por discursos secretos de 45 minutos".

"Hacía todo eso sin la menor preocupación por cómo eso alimentaria todas las percepciones y resentimientos de ella y del Partido Demócrata como herramientas corrompidas, protegidas por el estatus, aristocráticas de los ricos y poderosos: exactamente el peor comportamiento posible para este post-2008-crisis económica-era de globalización e industrias destruidas".