Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

LaRouche: "Hillary es la enemiga, la enemiga del pueblo estadounidense"

9 de noviembre de 2016
El Presidente Barack Obama y la Secretaria de Esado Hillary Clinton, en el funeral del embajador Chris Stevens, el 14 de septiember de 2012.

LaRouche: “Hillary es la enemiga, la enemiga del pueblo estadounidense”.

8 de noviembre de 2016 — A solo unas cuantas horas de iniciar las elecciones presidenciales en Estados Unidos, la portada del número en curso de la revista TIME capta el estado de ánimo en el país sobre el proceso electoral: Se muestra a Hillary y Trump sosteniendo un letrero que dice “EL FIN ESTÁ CERCA”.

Pero no todas las cosas son iguales en esta elección. Casi todo mundo trata de averiguar cual es el menor de los dos males, y la prensa en general habla a cada momento de la “nación completamente dividida”. Pero Lyndon LaRouche ha dejado en claro durante las últimas dos semanas que la nación en realidad no está dividida: hay unanimidad casi en el aborrecimiento de Wall Street; en la exigencia de restaurar la Glass-Steagall para aplastar a los monstruos especuladores “demasiado grandes para quebrar” de Wall Street; odio hacia las guerras perpetuas que se han librado bajo Bush y Obama; odio hacia la planificación abierta de una confrontación nuclear con Rusia y con China; aborrecimiento de la desintegración de la economía productiva de Estados Unidos y de la infraestructura del país; aborrecimiento de la epidemia de drogas que ha destrozado a las familias y destruido las vidas de millones de estadounidenses, mientras que Obama predica la legalización de las drogas; y, sobre todo, odio hacia Obama. Lo que falta es una visión positiva de lo que puede ser Estados Unidos, para sí y para el mundo.

El programa que ha presentado LaRouche, sus Cuatro Leyes, llena esa brecha en la visión popular, para restaurar el optimismo a una nación desmoralizada. Y hay indicios por todo el país de que este concepto está despertando al pueblo estadounidense para atender esta gran tarea, en un gran momento de la historia. La mayoría del pueblo estadounidense quiere la Glass-Steagall; los dirigentes de la industria quieren acceso al crédito para producir y para crear empleos; los dirigentes científicos del país están listos para restaurar el liderazgo estadounidense en el espacio, en el desarrollo de la energía de fusión, y para educar a una nueva generación de científicos. Esta es la inspiración que necesita Estados Unidos para elevarse por encima del degenerado liderato político y de la cultura degenerada que ha descendido sobre el país, y para restaurar los programas hamiltonianos que hicieron de esta una gran nación. Podemos, y debemos, restaurar ese papel hoy. Ahora que Rusia y China cuentan con líderes verdaderamente grandes, que están ya construyendo al resto del mundo mediante la cooperación en que todos ganan, en la ciencia y el desarrollo, Estados Unidos tiene simplemente que unirse a este nuevo paradigma y hacerlo avanzar, en vez de amenazar con hacerlo estallar.

Cualquier esfuerzo por alcanzar este cambio revolucionario en Estados Unidos tiene que empezar con la derrota de Barack Obama y de su clon (o peor), Hillary Clinton. Ayer mismo, el jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, anunció que se pondrían en estado de “alerta elevada” 300,000 efectivos en Europa en preparación de una guerra con Rusia, mientras que Hillary sigue vociferando que Rusia y sus servicios de inteligencia amenazan al mundo occidental, y que ellos son la causa de su posible pérdida de la elección presidencial. Incluso el candidato verde a la Presidencia, Jill Stein, quien se opone a Trump casi en todo, coincide con él en que el plan anunciado por Hillary para establecer una zona de vuelo restringido en Siria, “equivale a una declaración de guerra contra Rusia”, y advirtió a la ciudadanía que “en esta elección, no solo decidimos qué tipo de mundo tendremos, sino más bien si tendremos un mundo o no para seguir avanzando”. Esta es, por supuesto, la advertencia que Lyndon LaRouche ha venido haciendo desde que ocurrió la sistemática y cada vez mayor toma del poder de Londres y Wall Street luego del asesinato de John Kennedy.

No habrá pausa, ni “luna de miel” para quienquiera que salga electo este martes. LaRouche subrayó ayer que “nos dirigimos hacia una gran crisis, una crisis muy grande”. La población está furiosa por el derrumbe de la nación y exigirá soluciones reales de inmediato. Acabar con la guerra criminal de Obama, implementar la Glass-Steagall, no puede esperar a que asuma el nuevo gobierno en enero. La población está lista para actuar, y tiene que actuar, de inmediato.

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

MATERIAL DE APOYO


La propuesta de Glass-Steagall de Trump salió de banqueros interesados en la economía real

8 de noviembre de 2016 — El llamado que hizo Donald Trump en el sentido de que “es hora de una Glass-Steagall del siglo 21” en su discurso del 26 de octubre en Charlotte, se puede trazar a la comunidad bancaria de Estados Unidos que están más comprometidos con financiar las manufacturas, la agricultura y la infraestructura, e incluye a miles de bancos comunitarios que se oponen a la economía de casino de Wall Street.

Estos grupos se reunieron en el Centro de Convenciones Huntington de Cleveland, Ohio, el 11 de julio de este año para introducir la ley Glass-Steagall en la plataforma del Partido Republicano, previo a la Convención Nacional Republicana que se llevó a cabo entre el 18 y 21 de julio. El columnista John Gizzi escribió un artículo el 12 de julio en el portal noticioso Newsmax, titulado “¿Por qué la ley favorita de Bernie Sanders está en la plataforma republicana?”, reveló que en una “reunión en el Centro de Convenciones Huntington en Cleveland [el 11 de julio], la subcomisión de Reforma de Gobierno, del Comité de Plataforma del Partido Republicano, votó a favor de incluir en la plataforma del partido la restauración de la emblemática ley Glass-Steagall que separaba las actividades de inversiones de riesgo, de las actividades bancarias tradicionales como el crédito a empresas y al consumidor luego de que se aprobó en 1933”.

Gizzi señala que “en cuanto a cómo fue que... la Glass-Stegall llegó hasta la Plataforma Republicana, hablé con la fuerza motriz detrás de ella dentro del Partido Republicano. John Lynch, miembro del comité de la plataforma de Illinois y ex presidente del First Midwest Bank de Chicago recordó que la ‘Glass-Steagall fue siempre el muro que mantuvo a la banca del consumidor alejada de los grandes riesgos. Bill Clinton tumbó ese muro cuando firmó su derogación en 1999’ ” —dice Lynch de acuerdo a la cita que reproduce Gizzi— con el resultado de que la derogación de la Glass-Steagall “expuso a la banca del consumidor a los grandes riesgos, de gente que buscaba hacer todo el dinero posible”.

Lynch ha sido un promotor de la Glass-Steagall desde antes de la campaña electoral. En su biografía de LinkedIn, Lynch, ahora un partidario de Trump, cita entre sus publicaciones la “Enmienda a la Plataforma Republicana del 2016: La restauración de la Ley Glass-Steagall de 1933”, la cual define en sus propias palabras de la manera siguiente:

“A fin de impedir otro colapso de nuestro sistema bancario de EU y una gran recesión o depresión, propongo la restauración de la Ley Glass-Steagall de 1933, promulgada en respuesta a la quiebra de 5,000 bancos de Estados Unidos y de la Gran Depresión, la cual prohíbe que la banca comercial haga operaciones de banca de inversión de alto riesgo, de seguros y de cualquier otro negocio que no sea el bancario. Fue derogada bajo el Presidente Clinton en 1999 a solicitud del Citibank y en última instancia llevó al colapso financiero de 2008 y a la recesión, así como a los rescates pagados por los contribuyentes... La bandida de Hillary definitivamente votaría en contra de mi propuesta porque ella es ‘propiedad’ de los megabancos y de Wall Street”.

Una semana después, el 20 de julio, la revista American Banker Magazine publicó un agitado encabezado que decía: “¿Es Trump el candidato de la banca comunitaria?”

El movimiento de LaRouche ha generado la fuerza y el contexto, con su campaña inflexible a favor de la Glass-Steagall de Roosevelt, para que Lynch y otros tengan valor para dar un paso al frente con esta propuesta.



En histórica reunión de los Primeros Ministros de Rusia y China en San Petersburgo, trazan la visión de "todos ganan" para el futuro

8 de noviembre de 2016 — Durante la reunión que sostuvieron este 7 de noviembre en San Petersburgo, para la 21ava Reunión Regular de los Jefes de Gobierno de Rusia y China, el primer ministro chino Li Keqiang y el primer ministro de Rusia, Dmitry Medvédev, esbozaron una visión de cooperación en donde "todos ganen" para fortalecer su asociación estratégica mediante una gama asombrosa de acuerdos de cooperación bilaterales.

Después de sus pláticas privadas, se unieron a las discusiones de los dos dirigentes los ministros y viceministros a nivel de gabinete, así como también los directores generales de importantes compañías rusas, para firmar acuerdos con funcionarios del gobierno chino. Entre algunas de las áreas en las que se firmaron acuerdos de cooperación se encuentran la energía (incluyendo nuclear), comercio e inversiones, ciencia y tecnología, cultura, construcción de infraestructura y cooperación en seguridad y antiterrorismo.

"Hemos discutido prácticamente sobre todos los temas fundamentales de cooperación económica, inversiones, y sociales, entre nuestros dos países" dijo Medvédev en la conferencia de prensa, después de la reunión bilateral. "Rusia y China tienen estrechos vínculos de cooperación y asociación estratégica. Somos verdaderos amigos. Compartimos un enfoque común en muchos temas globales" trabajamos juntos en muchas organizaciones multilaterales, como las Naciones Unidas, el G-20, el BRICS y la Organización de Cooperación de Shangai (OCS), "y estamos llevando a cabo grandes proyectos, entre ellos la alineación de la Unión Económica Euroasiática con la Franja Económica de la Ruta de la Seda".

Las reuniones regulares que sostienen los dos jefes de gobierno, dijo Medvédev. "son realmente bastante originales, en el sentido de que no tenemos un mecanismo parecido establecido con ningún otro país. Estas cumplen con la función tan importante de darle contenido concreto a nuestras relaciones y nos ofrecen la oportunidad de discutir proyectos prometedores como parte de nuestra asociación abarcadora y de cooperación estratégica".

En entrevista con TASS publicada el 6 de noviembre, Li Keqiang se hizo eco de los sentimientos de Medvédev, y destacó que la colaboración de China y Rusia en organizaciones como la APEC (Asociación de Cooperación Económica Asia Pacífico) el BRICS y el G-20,"es de gran importancia en la promoción de una recuperación sustentable de la economía global, el mejoramiento del manejo económico global y la construcción de una economía global inclusiva, basada en las innovaciones, dinámica e interdependiente". Como miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, agregó, ambos países están haciendo grandes esfuerzos por garantizar que se respeten los propósitos y principios de la Carta de la ONU y "las reglas básicas en las relaciones internacionales", para "encontrar soluciones políticas a los apremiantes problemas regionales e internacionales y promover un orden mundial más justo y equilibrado".

Como muestra de lo estrecho de su cooperación, el Primer Ministro de Rusia anunció que Li y él acordaron establecer una quinta comisión intergubernamental que maneje la cooperación entre el Lejano Oriente de Rusia y las regiones del noreste de China. En sus comentarios a TASS, Li había subrayado la importancia de ir más allá del nivel de gobierno para ampliar la cooperación a nivel interregional. La creación de esta comisión nueva, dijo Medvédev, "es prueba de la profundidad de nuestra cooperación en la práctica. La situación económica global está hoy muy lejos de ser sencilla y esto ha afectado también nuestro equilibrio bilateral. Hemos preparado un paquete grande de documentos que reflejan el estado actual de las relaciones de nuestra asociación y marcan el inicio de nuevos niveles de desarrollo en los vínculos económicos, comerciales, sociales y humanitarios entre nuestros dos países".

Li afirmó que la cooperación comercial y económica entre los dos gobiernos se "desarrollará de una manera integral. Es necesario tomar las medidas necesarias para restablecer y ampliar el comercio bilateral y al mismo tiempo fomentar las inversiones mutuas y la cooperación en la producción". China le da su beneplácito, dijo, a las inversiones de "fuertes empresas de Rusia... Es importante establecer el papel de guía que deben tener los grandes proyectos estratégicos" y al mismo tiempo apoyar la participación de compañías pequeñas y medianas".