Las ciencias brasileñas en el matadero: se moviliza la resistencia de estudiantes, profesores y trabajadores

3 de noviembre de 2016

3 de noviembre de 2016 — Luiz Davidovich, director de la Academia de Ciencias de Brasil, le dijo a Chemistry World que la aprobación de PEC 241, la enmienda constitucional que congela el presupuesto federal por 20 años, tiene implicaciones catastróficas para las ciencias brasileñas, que de por sí ya enfrentan dificultades incluso antes de que se aprobara la enmienda. La partida para ciencias del presupuesto federal para 2016 es más o menos la mitad del nivel que tenía hace tres años, dijo Davidovich, quien agregó que teme que las ciencias brasileñas no van a poder sobrevivir 20 años de congelamiento presupuestal. "En realidad, tres años pueden ser fatales" advirtió.

Tatiana Roque, presidente del Sindicato de Académicos de la Universidad Federal de Rio de Janeiro, agregó que "no se trata solo del recorte presupuestal sino que es también una suspensión de las garantías constitucionales de inversiones públicas en educación y salud". Aldo José Gorgatti Zarbin, presidente de la Sociedad de Química de Brasil, y profesor de química en la Universidad Federal de Paraná, advirtió que PEC 241 "será un desastre no solo para la investigación en la química sino en todas las ciencias en Brasil", ya que un 90% de las investigaciones científicas en el país ocurren en sus universidades.

El desmantelamiento de las capacidades científicas avanzadas de Brasil es un objetivo clave del golpe de Estado organizado por los banqueros internacionales para sacar a la Presidente Dilma Rousseff. Su reemplazo, Michel Temer y su ejecutor el Ministro de Finanzas Henrique Meirelles se están moviendo rápidamente para cumplir con las órdenes de Londres y Wall Street en este sentido, aunque enfrentan una resistencia feroz y cada vez mayor de estudiantes, maestros, empleados públicos y otros sectores de la sociedad a pesar de la brutal represión y tácticas intimidatorias. El Movimiento Brasil Libre (MBL) notoriamente financiado por neoconservadores de Estados Unidos, los hermanos Koch, está desplegado ahora, amenazando a todos aquellos que se resistan a la mutilación del presupuesto.

Esta no es una batalla que terminará pronto. En entrevista publicada hoy en Brasil 247, Eleonora Menicucci, Secretaria de Políticas de la Mujer durante el gobierno de Rousseff, advirtió que los estudiantes y profesores no van a entregar fácilmente los beneficios obtenidos en los últimos 12 años, que abrieron las universidades públicas y las escuelas a los estudiantes de bajos ingresos. Actualmente, informa Menicucci, los estudiantes tienen tomados 1,149 centros educativos en Brasil (1,016 escuelas, 51 universidades y 82 institutos federales) para protestar en contra del PEC 241. Los profesores y los estudiantes universitarios también han anunciado que se van a unir a la huelga general convocada para el 11 de noviembre por la Federación Nacional de Sindicatos.