Crece optimismo en Iberoamérica y el Caribe ante potencial de mayores vínculos con China.

2 de noviembre de 2016

2 de noviembre de 2016 — El optimismo por el potencial de una mayor cooperación con China crece en gran parte de la región de Iberoamérica y del Caribe, en tanto que los gobiernos procuran ampliar su vínculos económicos, comerciales y estratégicos con el gigante asiático, en un momento en que del sector transatlántico no se puede obtener nada más que miseria.

Ese optimismo fue evidente en el Décimo Foro Empresarial entre China y América Latina y el Caribe, que se llevó a cabo en la ciudad china de Tangshen, en la provincia de Hebei, el 14 y 15 de octubre. En su discurso de apertura, Tabaré Vázquez, Presidente de Uruguay, quien hizo una visita de Estado de nueve días a China y expresó su interés en unirse a la Nueva Ruta de la Seda, señaló que “China, América Latina y el Caribe transitan caminos hacia un desarrollo que será integral, inclusivo y sostenible en un mundo de paz duradera o, sencillamente, si así no fuera, el mundo no podrá ser”. Agregó que “no es un camino fácil ni es un camino corto, pero tampoco es un camino imposible o que conduce a ninguna parte”, y en esa senda hay “espacio para objetivos y desafíos comunes”, indicó el mandatario uruguayo.

Al final de los dos días de la conferencia, hubo resultados tangibles tales como la firma de 68 acuerdos de cooperación, 21 de los cuales son con compañías chinas, por un total de $17 mil millones de dólares. Entre los 1500 participantes habían empresarios, diplomáticos y funcionarios gubernamentales de alto nivel de China y de Iberoamérica. Durante esos dos días, 462 compañías chinas y 160 compañías de Iberoamérica y del Caribe hablaron sobre proyectos de construcción, de energía “renovable”, maquinaria, e inversiones, informó la agencia oficial china Xinhua.

Jiang Zengwei, presidente del Consejo Chino para el Fomento del Comercio Internacional, señaló que China está diversificando sus esfuerzos en Iberoamérica, ampliando sus actividades hacia las manufacturas, la infraestructura, las telecomunicaciones, y las finanzas. La construcción de infraestructura y la industria son ahora áreas importantes para la cooperación entre las dos regiones, afirmó. En este respecto el Fondo Industrial China-Latinoamérica, de $30 mil millones de dólares, está ayudando a las compañías chinas a cooperar con las compañías en Iberoamérica y en el Caribe a desarrollar sus capacidades.

Nadia Radulovich, argentina experta en China, le dijo a Xinhua que se puede ver que el interés chino va en aumento en el hecho de que se han establecido 35 sedes del Instituto Confucio en Iberoamérica, los cuales ofrecen clases de historia y cultura de China, y se han inscrito unos 150,000 estudiantes. En Chile, la “fiebre china” se refleja en el hecho de que la cantidad de estudiantes que se está inscribiendo para aprender chino es enorme, con lo cual el chino se vuelve la lengua más importante para aprender, luego del inglés.