Rusia y Nicaragua construyen la planta productora de vacunas más grande de Iberoamérica

24 de octubre de 2016

24 de octubre de 2016 — Este sábado 22, las autoridades rusas y nicaragüenses inauguraron la planta productora de vacunas Mechnikov en Managua, una enorme instalación de vanguardia que producirá vacunas no solo para Nicaragua y América Central, sino también para el resto de Iberoamérica, según informa el 11 de octubre el portal electrónico, el19digital.com.

Cuba es actualmente el único país en la zona del Caribe y América Central que produce vacunas, y recibió ayuda de Rusia para desarrollar esta capacidad. El Centro de Control de Medicinas cubano, también colaboró con los nicaragüenses en el proyecto Mechnikov. Rusia proporcionó $14 mil millones de dólares del total de $21 mil millones de inversión, puso la tecnología y entrenó al personal nicaragüense en el Instituto de Investigación de Vacunas y Sueros de San Petersburgo. También se encuentran en Managua científicos y profesionales rusos para supervisar la instalación de equipo y darle más entrenamiento al personal.

El Instituto de San Petersburgo recientemente firmó un acuerdo con Ecuador para también ayudarle a ese país a producir vacunas.

Roberto López, Presidente del Instituto Nicaragüense del Seguro Social (INSS) quien está participando en el proyecto, anunció que para mayo del 2017, la planta estará produciendo 15 millones de dosis de vacunas contra la influenza, seguida después de la producción de productos inmuno-biológicos, así como también vacunas contra la fiebre amarilla, el virus del Zika y otras enfermedades graves. López subrayó que una vez que esté trabajando plenamente la planta, podrá ofrecer vacunas y medicinas a las familias nicaragüenses a precios reducidos, así como también exportarlos a regiones colindantes.

El director del INSS también destacó que en el tercer piso del moderno edificio que alberga la planta, habrá un Centro de Investigaciones Epidemiológicas y de Inmunología que va a contar con el apoyo directo del Ministerio de Salud de Rusia. Anatoliy E. Evtushenko, subdirector del Instituto de Vacunas y Sueros de San Petersburgo, agregó que el edificio también albergará un laboratorio de vacunas en donde se investigarán y producirán productos farmacéuticos para tratar las enfermedades infecciosas que están presentes en la región.

También se está invitando a compañías internacionales para que trabajen en el mismo edificio, ofreciendo su experiencia y tecnología. Este proyecto, dijo Evtushenko, será increíblemente importante para el sistema de salud pública de América Latina. Inicialmente, se espera que la planta cubra el 30% de las necesidades farmacéuticas de América Central y 20% de las de toda Latinoamérica.