El "cambio" que promueve Obama en su Conferencia "Fronteras": un programa marciano desquiciado y programas médicos asesinos

16 de octubre de 2016

15 de octubre de 2016 — El Presidente Obama llegó a Pittsburg para burlarse de la destrucción que sus políticas han contribuido a crear en las ciudades otrora industrializadas del Medio Oeste de EU, para inaugurar la conferencia "Fronteras", donde prometió que la oxidada ciudad acerera se va a transformar en un centro de ciencia y tecnología. Entre los temas de discusión en los distintos paneles se incluyó a las "fronteras interplanetarias". Esto se enfocó en los maravillosos éxitos de los "nuevos empresarios privados espaciales" y las posibilidades de hacer dinero con "entretenimiento" en el espacio. Este panel incluyó la participación del subdirector Dava Newman, un promotor maniático de la empresa privada en el espacio.

En el panel sobre "fronteras personales" y servicios médicos, participó el Dr. Atul Gawande, quien escribe libros y habla sobre la importancia de la toma de decisiones "para ponerle fin a la vida", y es un fanático en contra de los "cuidados médicos innecesarios". Gawande promueve el documental sobre como terminar la vida, que se titula "Ser Mortal" (PBS Frontline, 2015)

El propósito descarado de Obama en el acto que se llevó a cabo el 13 de octubre —y anteriormente con su artículo como invitado en CNN esta semana sobre un viaje privado a Marte etc.— es ir preparando el camino para buscar chamba cuando deje la Casa Blanca, proclamándose como un "nerd" de las ciencias.

Al mismo tiempo que Obama hacía su jugada con dicha conferencia, fue el director invitado de la edición de noviembre de la publicación en línea wired.com titulada "El tema de las fronteras". El propio artículo de Obama se titula "Barack Obama: hoy es el tiempo más grandioso para estar vivo" y no es más que pura basura para promoverse a sí mismo con consignas tales como "Yo amo esta cosa" de las ciencias" y hasta mete "la posibilidad de un viaje interplanetario". Su película favorita es El Marciano, por supuesto.

Obama le dijo a los presentes en la Universidad Carnegie Mellon, de Pittsburg, según informó pennlive.com, "lo confieso, soy un adicto a las ciencias. Soy un nerd y no me disculpo por eso". "Es algo muy a todo dar y es algo que nos [a los nerds] distingue de los demás".

La verdad es que todo ese teatro para presentarse como un malandrín cualquiera pero apasionado por lo que él llama "ciencia", es un intento de darle alguna categoría académica a su política asesina y criminal.

Los ocho años en que Obama ha estado en el cargo han sido de terrible empobrecimiento y destrucción de la población de Estados unidos, al mismo tiempo que ejecuta asesinatos en el extranjero ordenados personalmente por él, y a esto le llama "progreso".

Sobre el frente Marte, el delirio de Obama recibió hoy otro golpe, de un prominente científico ruso. Igor Mitrofanov, del Instituto de Investigaciones Espaciales de la Academia de Ciencias, afirmó rotundamente que aunque pudiera ser posible enviar una nave espacial a Marte con el nivel tecnológico actual, la radiación mataría a los astronautas. Pero ese es el objetivo de Obama precisamente.