El Presidente de Argentina destroza el presupuesto para ciencia y tecnología; se teme otra fuga de cerebros

14 de octubre de 2016

13 de octubre de 2016 — Siguiendo los pasos de su homólogo de Estados Unidos, Barack Obama, el Presidente oligárquico de Argentina, Mauricio Macri, está en plan de desmantelar la avanzada infraestructura científica y tecnológica de su país, y ha reducido la asignación presupuestal de 2017 para este sector en casi un tercio del presupuesto de 2016. Esta medida es coherente con el plan de Macri de convertir a Argentina en un país exportador de bienes agropecuarios y materias primas, un modelo que no necesita de la ciencia, tal y como lo ha buscado desde siempre la City de Londres.

Este ataque directo contra la ciencia ha provocado protestas enconadas por parte de los científicos, quienes advierten que cualquier repetición de las políticas anticientíficas de la década de 1990 (cuando es fama que el entonces ministro de Finanzas Domingo Cavallo decía que los científicos deberían buscar empleo como lavaplatos) llevaría a otra fuga de cerebros del país. Fue solo con el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) que se repatriaron más de mil científicos que habían sido forzados a salir del país durante los noventas.

Todo está en la lista de recortes, empezando con la Comisión Nacional de Energía Nuclear (CNEA), la Comisión Nacional de Actividades Aeroespaciales (CONEA), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), la empresa satelital del Estado, ARSAT, y los departamentos universitarios de ciencia e ingeniería. El ex ministro de Educación Daniel Filmus le dijo al periódico El Destape que los institutos de investigación están particularmente incluidos en la lista de recortes. En comentarios a Radio Continental, el profesor de física de la Universidad de Buenos Aires, Fernando Stefani, advirtió que si se interrumpen los avances científicos y tecnológicos que se hicieron durante la última década, "se pierde cualquier beneficio a futuro y se desecha la inversión realizada". Añadió que "lo que más motiva es investigar, y si no puede realizar eso, lo que ocurre naturalmente es que se van los más jóvenes y más brillantes".

El Grupo de Ciencia y Tecnología Argentina está circulando un llamado por Internet, titulado "Defendamos la Ciencia Argentina", donde exigen que se detengan los recortes programados al presupuesto para la ciencia en 2017, y advierten que como está ahora, el presupuesto "pone en riesgo los logros de la década pasada y atenta contra cualquier política de fomento de desarrollo económico soberano".