Bill Clinton llamó al Obamacare "la cosa más loca del mundo"; luego se retractó

6 de octubre de 2016

6 de octubre de 2016 — El ex Presidente Bill Clinton dijo la verdad al fin, este 4 de octubre, al calificar al Obamacare como "la cosa más loca del mundo" en una concentración política en Flint, Michigan. Ahí se manifestó a favor de "un sistema que le permita a la población comprar los planes de salud manejados por el gobierno, Medicare o Medicaid.

"Tenemos que averiguar ahora que vamos a hacer con el Obamacare" dijo ayer el señor Clinton; el sistema actual funciona bien para gente que recibe Medicare o Medicaid, pero "a los que está matando este acuerdo [Obamacare] es a los pequeños empresarios y a los individuos que ganan un poquito más como para poder obtener estos subsidios".

En el mismo discurso, el ex Presidente Clinton pidió una "opción pública" controlada por el gobierno, a lo que denominó "el cambio que necesitamos" para ayudar a la clase trabajadora que no está cubierta por un seguro médico.

La Casa Blanca, que apoya la elección de Hillary, no estaba muy contenta. Hoy, el ex Presidente intentó "retractarse" de sus duras críticas en una concentración política en Athens, Ohio, en donde dijo que "la Ley de Servicios de Salud Asequible hizo un mundo de bien, y los casi cincuentitantos intentos que hicieron los republicanos [en el Congreso] para derogarla fue un error terrible... por primera vez en nuestra historia, le proporcionamos cuando menos seguro a más del 90% de nuestra población. Pero existe un grupo de personas –en especial pequeños propietarios y empleados— que ganan un poquito más de dinero por lo que no cualifican para la expansión del Medicaid o para los incentivos fiscales— que no pueden obtener primas de seguros de salud asequibles en muchos lugares".

Esto ignora los aumentos de dos dígitos que las compañías de seguros de salud están exigiendo, y el hecho de que algunas aseguradoras simplemente han anunciado que ya no van a ofrecer planes de seguros en varios estados, en tanto que otros estados solo tienen una opción de seguro. Esto se debe a que el esquema de ganancias financieras del Obamacare contaba con que las compañías aseguradoras, encabezadas por Obama, creían que los jóvenes saludables iban a comprar seguro, pagar primas y necesitar pocos servicios de salud. Pero ha ocurrido lo opuesto, en donde personas con enfermedades graves o personas mayores compraron seguros para los costosos tratamientos médicos y procedimientos que requerían. Esta es la razón de por qué muchas compañías de seguros se están retirando de los mercados de muchos estados.