El diario Telegraph de Londres recuerda a sus lectores que la ley JASTA amenaza a los terroristas de 'Londonistan'

27 de septiembre de 2016

27 de septiembre de 2016 — En una editorial del diario Telegraph de Londres publicada el 26 de septiembre, le recuerda al partido belicista del Reino Unido y al de Estados Unidos, que Londres, así como Arabia Saudita, tienen terroristas que corren riesgos con la ley JASTA. El Telegraph respalda vigorosamente la traidora defensa que hace el Presidente Barack Obama de sus socios en la guerra y en el terrorismo, en contra de la Ley de Justicia Contra los Patrocinadores del Terrorismo que aprobó el Congreso de Estados Unidos.

"Barack Obama hizo bien al vetar la Ley 9/11 y proteger a los aliados de Estados Unidos como Gran Bretaña", dice el editorial en su encabezado. Señala que "el objetivo principal de la Ley de Justicia Contra los Patrocinadores del Terrorismo (JASTA) era la de permitir a los familiares de los muertos o heridos en los ataques del 11-S que tomasen acciones judiciales en contra de Arabia Saudita, cuyos ciudadanos estuvieron involucrados en la planificación del peor ataque terrorista en la historia de Estados Unidos". Esta frase está redactada de manera muy ladina, ya que resulta que entre esos "ciudadanos" se encuentra el príncipe Bandar, el entonces embajador saudí en Estados Unidos.

El editorial agrega todavía más: "El señor Obama se sintió obligado a vetar la ley debido al daño potencial que podría infligir a aliados fundamentales, como Gran Bretaña". En este punto, el editorial pone un vínculo a un artículo del 5 de junio de 2016, titulado "Por qué una ley de EU que permite a las familias del 11-S demandar a Arabia Saudita es una amenaza a Gran bretaña y a sus agencias de inteligencia", el cual fue escrito por el miembro conservador del Parlamento británico, Tom Tugendhat.

El motivo es muy claro: el patrocinio al terrorismo, y el reclutamiento de terroristas a gran escala que ha venido ocurriendo en lo que muchos otros países han denominado "Londonistán", sin ninguna interferencia de las autoridades británicas.

"Las agencias de inteligencia y de seguridad de Gran Bretaña, el MI6 y el MI5, también están preocupados por las implicaciones de la propuesta legislativa, ya que los podría hacer vulnerables a demandas hostiles por parte de abogados estadounidenses que intenten probar que los yihadistas con sede en Gran Bretaña han estado involucrados en conspiraciones terroristas contra objetivos estadounidenses", decía ese artículo.

La política de librar guerras de "cambio de régimen" y de respaldar la propagación del terrorismo en contra de otras naciones, es una política imperial británica, seguida por George W. Bush y por Obama. La Comisión Chilcot que reveló la ilegalidad de la guerra de Tony Blair contra Iraq, y el informe de la Cámara de los Comunes que sacó a David Cameron de la esfera política debido a su guerra en Libia, demuestran esto a plenitud.

Así que sin querer también, el editorial del Telegraph le recuerda a los estadounidenses lo que realmente está en juego para tomar la oportunidad de anular el veto de Obama al JASTA, y terminar con su traición.