Los nazis de la 'Operación Lava Jato' ponen preso al ex ministro nacionalista de finanzas Guido Mantega

23 de septiembre de 2016

23 de septiembre de 2016 — En una operación que recuerda las tácticas de la SS nazi, oficiales de la Policía Federal de Brasil, bajo las órdenes del juez propiedad de Londres, Sergio Moro —quien dirige las redadas de la "fase 34ava" de la Operación Autolavado (Lava Jato) en contra de las instituciones brasileñas— arrestó al exministro nacionalista de Finanzas y dirigente del Partido de los Trabajadores, Guido Mantega, por cargos de "corrupción". Al momento de su arresto, Mantega, quien fue Ministro de Finanzas en los gobiernos de Lula da Silva y Dilma Rousseff, estaba con su esposa en el Hospital Albert Einstein en Sao Paulo, en donde ella estaba a punto de ser operada de cáncer.

La policía se llevó a Mantega, dejando sola a su esposa, con la mira de dejarlo detenido por cinco días para interrogarlo, muy probablemente seguido de detención preventiva en la ciudad de Curitiba, en donde tiene sus oficinas centrales Lava Jato. Pero una vez que se conocieron públicamente las tácticas nazis de la policía, causó un clamor nacional, y Moro se vio forzado a revocar la orden de arresto, alegando absurdamente que la policía "no sabía" que Mantega estaba en el hospital y que solo supieron esto después de que fueron a su casa y su hijo de 16 años se los dijo.

Sin embargo, no hay que esperar que Moro se eche para atrás; con el respaldo del FBI y el gobierno de Obama, no tiene ninguna intención de parar sus campañas de terror. Ordenó el arresto de Mantega con base en el testimonio de Eike Batista, ex multimillonario y especulador que "voluntariamente" le dijo a los fiscales de Lava Jato que Mantega le había pedido 5 millones de reales ($2.35 millones de dólares) en el 2012 para pagar deudas relacionadas a la primera campaña presidencial de Dilma Rousseff. Según la agencia noticiosa Bloomberg, los fiscales se sintieron compelidos a investigar la "coincidencia" porque al momento del supuesto soborno, Mantega era presidente de la compañía petrolera estatal Petrobras, que Moro busca destruir.

Esta última fase de Lava Jato, que se conoce como "Archivos X", debería llamarse mejor "Operación Encuesta de salida", dijo el presidente nacional del Partido de los Trabajadores (PT) Rui Falcao, según informa O Globo. Este "arresto arbitrario, inhumano e innecesario" ocurrió en vísperas de las elecciones municipales en Brasil el próximo mes, y está dirigida en contra del PT y en contra de la posible candidatura de Lula da Silva a la Presidencia en el 2018, afirmó. Todo mundo sabe la dirección de Mantega, nunca se ha negado a responder a las preguntas de los fiscales y no representa un riesgo de fuga, dijo Falcao. Por lo tanto su arresto no fue más que un degradante espectáculo publicitario, montado por Moro, acusó.