Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Parlamento del RU enjuicia a Cameron por su guerra en Libia y por el terrorismo. ¿Por qué sigue Obama en el cargo?

15 de septiembre de 2016
El Presidente Barack Obama y el primer ministro británico David Cameron salen del despacho de éste en 10 Downing Street, en medio de la guerra en Libia, el 24 de mayo de 2011. [flickr/whitehouse]

15 de septiembre de 2016 — Barack Obama no debiera estar ahora en el cargo, listo para vetar la Ley de Justicia Contra Patrocinadores del Terrorismo, cuando ya David Cameron ha sido enjuiciado por el Parlamento del Reino Unido.

Los dos, juntos, cometieron el crimen de la guerra en Libia, la cual se desparramó hacia Siria y reinició la guerra de Bush en Iraq; armaron a Arabia Saudita y le permitieron llevar a cabo su guerra de genocidio en Yemen, cuando Cameron era el primer ministro británico y Obama Presidente.

Ambos han encubierto el patrocinio de los saudíes al terrorismo, incluyendo los ataques del 11-S, y le han negado la justicia a las víctimas de esos ataques y a sus familias.

La Cámara de los Comunes británica, en un informe brutalmente claro que emitió la Comisión Selecta de Relaciones Exteriores el 13 de septiembre, señala a Cameron como “directamente responsable” por la propagación del caos y del terrorismo en Libia, que se convirtió en un estado quebrado. Cameron y Obama encabezaron el derrocamiento y asesinato de Muammar Gaddafi, en cuya secuela se creó el Estado Islámico (EIIS) que se desató por todo el mundo, además de revivir a Al Qaeda.

La Cámara de los Comunes obligó a Cameron a renunciar a su sitio en el Parlamento de inmediato, un día antes de que se publicó el informe. Esto es solo justicia; y lo hizo un Parlamento cuya mayoría pertenece al mismo partido que Cameron. Esto probablemente lleve a que Gran Bretaña cese la obscena venta de armas a Arabia Saudita por su invasión a Yemen.

¿Cómo es que Obama se ha escapado, cuando es culpable de los mismos crímenes, ha hecho la misma obscena venta de armas y ahora quiere impedir se haga justicia a las víctimas y sobrevivientes del 11-S, cuando el Congreso ha votado unánimemente a su favor?

El Congreso tiene la responsabilidad de entablar el juicio político a Obama, incluso en este momento, cuando pretende utilizar la campaña electoral para llevar a los estadounidenses al matadero de una confrontación bélica con Rusia y con China. Los ciudadanos que quieren terminar con esta “guerra perpetua” y con el terrorismo, deben actuar ya para hacer que el Congreso cumpla con su responsabilidad.

Otra responsabilidad del Congreso es aprobar la ley Glass-Steagall, para llevar a la justicia también a los criminales de Wall Street, y abrir la puerta para canalizar crédito a las inversiones productivas y a la creación de empleo productivo.

La cumbre del G20 en China a principios de este mes, rechazó el intento de Obama para forzar una confrontación en el Mar de China Meridional y para hacer otro dizque “acuerdo comercial” para Wall Street. Obama quedó aislado.

Las naciones reunidas en Asia acordaron más bien aprobar las propuestas de China, para crear una nueva arquitectura financiera construir conjuntamente corredores de nueva infraestructura, es decir, la Nueva Ruta de la Seda y el Puente Terrestre Mundial.

Este nuevo paradigma para la recuperación económica productiva está abierto a Estados Unidos; Obama ha aislado al país de eso. Y ahora aparece tratando de obstruir de manera encubierta las negociaciones que lleva a cabo su propio Secretario de Estado con Rusia para lograr la paz en Siria.

Es necesario limpiar la casa, barrer a Obama y a Wall Street, y se tiene que hacer ya. Es cuestión de justicia solamente.