El siguiente blanco en Brasil: las instituciones financieras estatales

13 de septiembre de 2016

13 de septiembre de 2016 — La bola demoledora anticorrupción "Lava Jato" oscila ahora en contra de otra de las capacidades económicas estratégicas de Brasil: las instituciones financieras en manos del Estado.

El 5 de septiembre, cinco ejecutivos de los fondos de pensiones del Banco do Brasil, Caixa Economica Federal (CEF), Correois (servicio postal), y Petrobras —entidades todas estas controladas por el Estado— fueron arrestados bajo cargos de que hicieron inversiones en acciones sobrevaluadas, incluyendo fondos de capital privado. Uno de los arrestados fue Guilherme Lacerda, ex director general del gigantesco banco de desarrollo de Brasil, BNDES. La prensa financiera se está riendo entre dientes de que esto va a abrir una nueva "caja de Pandora".

Banco do Brasil, la CEF y BNDES todavía dominan el sistema bancario de Brasil, y Wall Street y Londres han querido destruirlos desde hace décadas.

Esto no es de sorprender. El prominente embajador retirado Samuel Pinheiro Guimaraes, quien dirigió durante un tiempo Asuntos Estratégicos en Itamaraty (el Ministerio de Relaciones Exteriores), con el Presidente Lula, había advertido el 3 de agosto que el paso siguiente sería el sector financiero estatal, después de que se dictó una sentencia de 43 años de cárcel en contra del padre de los programas nucleares estratégicos de Brasil, y de la compañía de energía nuclear estatal, Electronuclear, el almirante Othon Pinheiro. Guimaraes dijo en el programa Contracorrente de la televisión Comunitaria de Brasilia, que Brasil "está sufriendo un ataque en contra de sus capacidades productivas, nuestros programas estratégicos, construcción pesada y campos petroleros presalinos de aguas profundas. Hay un gran interés internacional en todo esto. El blanco siguiente va a ser el mercado financiero" pronosticó.

"El gran escándalo nacional no es Lava Jato, sino la entrega del país a los intereses internacionales" destacó.