Cámara de Representantes aprobó la ley JASTA por unanimidad; Obama, saudíes guardan silencio

11 de septiembre de 2016

10 de septiembre de 2016 — El viernes 9 de septiembre, dos días antes del 15avo aniversario de los ataques orquestados por la mancuerna británico-saudí el 11 de septiembre de 2001, la Cámara de Representantes aprobó por aclamación unánime el proyecto de Ley de Justicia contra los patrocinadores del terrorismo (JASTA, por sus siglas en inglés), a pesar de la oposición del Presidente Barack Obama y de las amenazas constantes de Arabia Saudita, a cuyos funcionarios han demandado las víctimas del terrorismo del 11-S. El voto se dio luego de una intensa campaña a favor por parte de las familias del 11-S —algunas de las cuales estuvo presente en las galerías de la Cámara durante la discusión— y del ex senador demócrata de Florida, Bob Graham, quien fue presidente de la Indagación Conjunta del Congreso sobre el 11-S, que produjo el informe de 800 páginas en 2002, que contenía las famosas 28 páginas secretas.

En suma, el proyecto de ley JASTA — a menos que sea vetado por Obama, como ha amenazado con hacer— permitirá a los demandantes presentar finalmente sus pruebas en contra de Arabia Saudita, un derecho que hasta ahora les ha sido negado por los tribunales federales en demandas que tienen años, bajo el alegato de la "inmunidad soberana".

En los discursos a veces apasionados que dieron los representantes en la discusión sobre el proyecto de ley, que se limitaron a los 20 minutos reglamentarios para proceder a la votación lo más rápido posible, varios representantes tomaron la palabra para darle su apoyo al proyecto de ley que ya fue aprobado también unánimemente por el Senado desde mayo.

Uno tras otro de los oradores denunciaron la injusticia que había permitido a los patrocinadores de los 19 secuestradores cuyos ataques cobraron las vidas de 3,000 personas en la mañana del 11 de septiembre de 2001, para que "caminen libremente por las calles de capitales extranjeras", en las palabras de la representante demócrata de Nueva York, Carolyn Maloney.

Ningún representante tomó la palabra en contra del proyecto de ley. Sin embargo, ya de antemano toda la prensa dominante de Estados Unidos está dejando de lado la substancia del vigoroso debate que se llevó a cabo; aunque todo mundo tiene su reseña del voto unánime, casi no hay informes sobre los discursos.

El debate lo iniciaron el representante republicano por Virginia, Bob Goodlatte, presidente de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, y el representante demócrata de Nueva York John Conyers, quien es el miembro de mayor jerarquía en la Comisión Judicial de la Cámara y miembro fundador de la Junta Negra del Congreso.

El representante Conyers dejó en claro que la Casa Blanca no debe ni se le debe permitir vetar o bloquear esta ley. "Debido al imperativo moral de promulgar la legislación y la seriedad de las inquietudes que despierta", dijo Conyers, seguiría esperanzado de que el Congreso pueda resolver las objeciones de la Casa Blanca y hacer que "el Presidente promulgue la ley".

Dos representantes en particular, el republicano Ted Poe y el demócrata Lloyd Doggett, ambos de Texas, hicieron referencia específica al papel de Arabia Saudita como resultado de lo que se informa en las "28 páginas".

"Vean en todo el mundo... Donde quiera que se ven pruebas de islamismo radical, ese extremismo se puede trazar generalmente a los predicadores de odio desde Arabia Saudita", declaró Doggett. "El reino tiene sangre en sus manos. Es la sangre de las víctimas del 11-S? Posiblemente... Démosle a las familias del 11-S su día en el tribunal. Y concédanle a los saudíes todos los derechos en ese proceso judicial, los cuales ellos le niegan normalmente a sus ciudadanos".

El representante Poe explicó que "nuestro país cambió para siempre" el 11 de septiembre de 2001, y "con base en las 28 páginas que se mantuvieron en secreto por años, puede ser que hayan pruebas de que el país de Arabia Saudita y sus funcionarios hayan tenido alguna participación en la planificación de elementos de ese ataque... Para eso es la sala del tribunal... Eso es algo que debe decidir un tribunal estadounidense... "

La aprobación de la ley JASTA es una victoria merecida después de años de pelea que han emprendido las familias del 11-S, que han estado haciendo campaña en el Congreso sin parar desde que se liberaron las "28 páginas" el 15 de julio pasado, junto con el ex senador Bob Graham y un movimiento de activistas en apoyo de las familias del 11-S, así como el movimiento de LaRouche, cuyo sitio electrónico de LaRouche PAC (www.larouchepac.com) ha filmado y documentado todos los actos importantes que se han realizado en el Capitolio durante los últimos dos años para hacer de la publicación de las 28 páginas una cuestión estratégica en la lucha contra el terrorismo.

La cadena de televisión CSPAN transmitió en vivo el debate y la votación y se puede ver en su portal electrónico: https://www.c-span.org/video/?415030-101/us-house-legislative-business