Macri, de Argentina, en el banquillo de los acusados; investigación de los "Papeles de Panamá" le saca más trapos sucios

2 de septiembre de 2016

2 de septiembre de 2016 — Los principales periódicos y canales de televisión argentinos, con muy pocas excepciones, han tenido el cuidado de no mencionar que las investigaciones oficiales de las actividades extra-jurisdiccionales del Presidente Mauricio Macri, que han aparecido en los "Papeles de Panamá", se han ampliado de manera significativa, en tanto se obtienen mayores evidencias del tamaño de sus oscuros negocios. Esto posiblemente, junto con la desintegración de la economía, la inflación galopante, el elevado desempleo, y el malestar social en aumento, explica la sensación de pánico y paranoia que muestra a menudo el Presidente de Argentina.

Informaciones presentadas por el periodista investigador Orlando Ezequiel en el programa de televisión Economía Política, y también por varios de los periodistas investigadores del periódico Página 12, demuestran que la compañía de las Bahamas llamada Fleg Trading, Ltd. —de la cual Macri y dos de sus hermanos eran directores ejecutivos— fue utilizada para crear varias compañías de fachada en Brasil para lavar $9.3 millones de dólares. Esto lo hicieron a través de las firmas Owners do Brasil y Socma Americana, propiedad de Macri; esta última le vendió el 99% de las acciones de Owners do Brasil a Fleg Trading por $9.3 millones de dólares. Pero como dijo el procurador Federico Delgado, según informó el 26 de agosto Página 12, "están en juego aproximadamente $9 millones de dólares cuyo origen todavía tenemos que descubrir". El fiscal afirmó que Fleg era claramente "la compañía madre de todas las otras".

Hasta ahora, en la investigación no hay evidencia de que ninguna de las transacciones de "negocios" de Macri se hubiesen registrado alguna vez en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), o que aparezcan en alguna declaración financiera jurada. De hecho, Macri mintió cuando dijo que Fleg Trading, Ltd. no duró mucho tiempo y que inclusive a él se le había "olvidado" que era uno de los directores ejecutivos. El procurador Delgado pidió todos los documentos oficiales que tengan que ver con los flujos de dinero desde las cuentas bancarias de Macri comenzando desde 1998, cuando crearon a Fleg, y también en donde se refleje cualquier viaje que hubiese hecho a Brasil.

Sebastian Casanell, el juez que preside la causa, según Página 12, dijo que es posible que llame al Cuerpo de Peritos Contadores Oficiales que es una dependencia técnica del sistema de justicia de la nación, para que examinen los documentos oficiales que el tiene a la mano. Hay investigadores que indican que muy a pesar del encubrimiento de la prensa, este caso está avanzando, a pesar de que el procurador Delgado señala lo complejo del mismo, en vista del número de compañías ficticias que se derivaron de las compañías que eran propiedad de Macri (al menos seis de ellas) obviamente para hacer que el descubrimiento del origen de los $9.3 millones de dólares fuera mucho más difícil.