Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Las crisis de Obama nos cayeron encima

25 de agosto de 2016
La humanidad tiene a su alcance un nuevo paradigma, si, por fin, Obama es retirado del cargo antes de las elecciones. [Official White House Photo by Pete Souza]

25 de agosto de 2016 — El mayor obstáculo particular para que el mundo avance hacia un nuevo paradigma global de cooperación para el desarrollo, el avance científico y una nueva era de exploración espacial y descubrimiento, es la crisis múltiple que ha provocado el agente británico Barack Obama durante los siete años y medio de su gestión.

Por fortuna, los líderes del mundo se reunirán en una serie de reuniones cumbre, empezando la próxima semana, lo cual dará la oportunidad para enfrentar estas crisis aceleradas, y bajo el liderazgo de individuos como Vladimir Putin, Xi Jinping y Narendra Modi, tomar medidas enérgicas. El Presidente de China, Xi Jinping, ya ha dejado en claro que aprovechará su presidencia del G20 este año para revivir el objetivo original de crear una nueva arquitectura financiera y económica global. Cabe recordar que el G20 surgió de la iniciativa del entonces Presidente Bill Clinton de crear el G22 para que aportara soluciones a la fase del derrumbe financiero global en 1997-1998, que todavía padecemos.

Los desastres de Obama azotan a todo el planeta, incluso a Estados Unidos, donde el mentado Obamacare (el programa de atención médica impuesto por Obama) está al borde de estallar, porque las principales compañías de seguros insisten en un aumento en las tarifas de entre 40% al 62% para el 2017, y muchos estados de EU no pueden sostener los mercados de seguros médicos que Obama decía que iban a reducir las tarifas de seguros y ampliar la cobertura.

La política fracasada y fallida de Obama en el Oriente Medio y en el Norte de África se mantiene en realidad como lo que ha sido desde el principio, un detonante para provocar la guerra con Rusia. Varios funcionarios del Pentágono han lanzado recientemente amenazas directas de derribar aviones rusos y sirios si amenazan al personal de las Fuerzas Especiales de EU que están operando con los rebeldes sirios dentro del territorio sirio, en una flagrante violación a la soberanía de Siria. Tan solo este miércoles 25 de agosto, la insensatez de la política de Obama llegó a una bajeza nunca antes vista, cuando fuerzas estadounidenses le dieron apoyo a una invasión del norte de Siria encabezada por fuerzas turcas, para combatir al Estado Islámico y también a los combatientes curdos, que también tienen el respaldo de personal militar estadounidense. El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, quien se va a reunir en Ginebra con el secretario de Estado de EU, John Kerry el viernes 26 y sábado 27, dijo claramente que no puede haber una guerra conjunta de Estados Unidos y Rusia contra el Estado Islámico, a menos que Estados Unidos aclare que no están respaldando al Frente al Nusra de Al Qaeda, el cual cambio su nombre recientemente para hacer creer que ha roto con Al Qaeda.

En la región del Pacífico de Asia, el despliegue del sistema de defensa antimisiles THAAD de Estados Unidos en Corea del Sur, ha elevado el riesgo de guerra en esa zona tan volátil. Ahora Estados Unidos y Corea del Sur están llevando a cabo maniobras conjuntas en las costas coreanas, lo cual ha provocado que Corea del Norte lance una prueba de un misil desde un submarino, el cual cayó en una Zona de Identificación de Defensa Aérea del Japón, ubicada en el Mar de la China Oriental.

Y a pesar de la enorme evidencia del genocidio que han perpetrado los saudíes en su guerra en Yemen, Estados Unidos sigue proporcionando apoyo significativo a la coalición de guerra saudí, y le sigue vendiendo cientos de miles de millones de dólares en armas al Reino Saudita, a pesar de que se publicaron las 28 páginas secretas del informe original de la Investigación Conjunta del Congreso sobre el 11-S, que muestra que el régimen saudí les dio apoyo a los terroristas que atacaron al Pentágono y a las torres gemelas del World Trade Center.

Todo lo que ha tocado el Presidente Obama desde que llegó al cargo ha resultado en un desastre, y el efecto acumulativo de su política de guerras y sus programas monetarios y económicos han llevado al mundo entero al borde del abismo.

Al mismo tiempo, los esfuerzos de Rusia, China e India, y otros países de la región euroasiática, han creado nuevas oportunidades para el crecimiento económico, mediante proyectos que están ya en marcha, bajo el programa chino de Una Franja, Una Ruta, el cual ha sido adoptado ahora por la Unión Económica Euroasiática y se le han unido cada vez más naciones de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático y otras.

Ya hace mucho tiempo que es hora de haber botado a Obama, junto con sus políticas y programas dictados por los británicos.