Todos los comandantes de brigada turcos en la frontera con Siria han sido arrestados

19 de agosto de 2016

19 de agosto de 2016 — El gobierno de Turquía arrestó a todos los comandantes de brigada del ejército con mando a lo largo de la frontera con Siria, por haber estado involucrados en el intento de golpe de Estado del 15 de julio. Se dice que son miembros de la organización Fethullah Fulen, a la que se culpa del intento de golpe. Además, arrestaron al segundo comandante al mando del ejército, quien era el encargado de supervisar la seguridad en la frontera de 911 kilómetros con Siria. Esto pudiera ir en la dirección de cerrar la frontera turco-siria como lo han exigido los rusos. Si esto es así, significaría que todo el aparato a cargo de abastecer a los terroristas respaldados por la alianza anglo-saudí estuvieron involucrados en el fallido intento de golpe de Estado del 15 de julio.

El periódico progubernamental Yeni Safak señala que los comandantes arrestados eran todos leales a lo que el periódico llama la Organización de Terroristas Fethullah (FETO) dirigida por el profesor del islamismo Fethullah Gulen, quien reside en Pensilvania, y que se supone fue el cerebro detrás del intento fallido de golpe. Que sean gulenistas o no es una cosa, pero se les acusa de cooperar con el Estado Islámico/Daesh y con el grupo terrorista Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK); la población curda se extiende a lo largo de las zonas fronterizas de Turquía, Siria, Iraq e Irán. Estos comandantes del Ejército turco tenían por lo menos dos años en sus puestos. Entre los arrestados se encuentras el brigadier general Murat Soysal; brigadier general Salih Kirhan y el brigadier general Hasan Polat.

Yeni Safak sostiene que fue durante el período en que estos comandantes estuvieron a cargo de la zona, que el PKK y el Daesh lanzaron ataques simultáneos contra Turquía. Se cree que estos comandantes le permitieron a los terroristas cruzar la frontera.

El periódico cita al jefe de la Policía en Sanliurfa, Eyup Pinarbasi, en el sentido de que el general Alpcan era el principal responsable de permitir la infiltración de los terroristas del Estado Islámico en Turquía y que repetidamente había ignorado la inteligencia policial sobre las actividades de los militantes del EI en la frontera. También sostuvo que retuvieron 80 tanques en la ciudad del centro, Urfa, en vez de moverlos para la frontera. "Debieron haber estacionado un tanque en cada kilómetro porque los tanques tienen cámaras térmicas. Pueden rastrear 30 kilómetros, pueden identificar cada movimiento, hasta el de una rata. ¿Por qué no los estacionaron?" se preguntó.

Se dice que más de 299 soldaros y hasta 8 vehículos blindados fueron llamados para que regresaran a las barracas de los cruces fronterizos, una semana antes del intento de Golpe de Estado.