Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El imperio británico se viene abajo; primero se tiene que ir Obama

1 de agosto de 2016
[flickr/usembassythehague]

1 de agosto de 2016 — Los oligarcas del imperio británico, tanto los de Londres como los de Washington y Wall Street, están en estado de pánico. Obama se empieza a desmoronar, mientras que el esfuerzo para crear una apariencia de elección presidencial en Estados Unidos a partir de la basura, ha generado una fetidez tal que todo el sistema partidista se está cayendo en pedazos. Por otra parte, Vladimir Putin, ha demostrado que es un verdadero líder de hombres y de naciones, capaz de actuar de la manera en que el gran poeta alemán Federico Schiller —otrora conocido como el Poeta de la Libertad en América— decía que tenemos que ser al mismo tiempo patriotas de nuestra nación y ciudadanos del mundo.

Obama, así como Bush, Cheney y Tony Blair, han quedado exhibidos como criminales de guerra y compatriotas del aparato terrorista británico-saudí, gracias al Informe Chilcot en el Reino Unido y a la liberación de las 28 páginas clasificadas de la Investigación Conjunta del Congreso sobre los ataques del 11-S en Estados Unidos. ¿Por qué no están en la cárcel todavía?, es la primera pregunta que se debe hacer todo ciudadano.

Lyndon LaRouche comentó este domingo 31 de julio, que "el lado ganador ya se ha determinado, no completamente, pero esencialmente; se ha determinado bajo la dirección de Putin. Putin ha hecho el trabajo que se había comprometido a hacer, y ahora que lo está apoyando un número creciente de personas, en especial en Alemania, la Victoria está ya prácticamente a la mano. Putin se la ha ganado".

Lo cual no quita que los clones de Obama no traten de hacer todo lo que puedan para iniciar una guerra mundial termonuclear. El ex Secretario de Defensa de Obama y ex jefe de la CIA, Leon Panetta, dijo en la Convención Demócrata la semana pasada que Putin era un "dictador" con quien Hillary Clinton sabrá como hacerle frente. El jefe de personal de Panetta, tanto en el Departamento de Defensa como en la CIA, Jeremy Bash, que es ahora un importante asesor de Hillary Clinton, se fue directo con la propia Ramera de Babilonia, en una entrevista exclusiva con el diario de la City de Londres, el Telegraph, en donde le declara la guerra a la cooperación cada vez más exitosa entre Putin, el ministro de Relaciones Exteriores ruso Sergey Lavrov y el Secretario de Estado de EU, John Kerry, para derrotar al terrorismo en Siria y en el mundo entero; esto viene a demostrar una vez más la división interna dentro del gobierno de Obama. Bash dijo que Clinton hará lo necesario para forzar al Presidente Bashar al-Assad de Siria, "fuera de ahí", y que una Presidente Hillary Clinton llevaría a cabo una "revisión completa de la política hacia Siria" como primer punto en el orden del día. Aquí el propósito es sabotear la iniciativa Kerry-Lavrov ya, no en algún momento futuro del próximo gobierno; de la misma manera en que el actual Secretario de Defensa Ash Carter, contradijo la semana pasada el esfuerzo de Kerry con Lavrov, cuando declaró firmemente que su primera prioridad es tumbar a Assad, y luego preocuparse del Estado Islámico (EI, EIIS), de al-Nusra y demás grupos terroristas.

Pero todo eso es un fraude, subrayó LaRouche ayer. El equipo de guerra de Hillary Clinton no tiene la capacidad para hacer lo que están amenazando con hacer, a menos que desaten una Tercera Guerra Mundial. Su intención es simplemente arruinar cualquier medida que se tome hacia la derrota de los terroristas controlados por los saudíes, y al mismo tiempo tratar desesperadamente de contrarrestar el nuevo paradigma que tiene como centro la asociación entre China y Rusia y el proceso de la Nueva Ruta de la Seda para el desarrollo global. El sistema bancario transatlántico —al cual se le sometió a una "prueba de estrés" fingida el pasado viernes 29 de julio a las 10:00pm, para ganar tiempo durante el fin de semana para armar la fachada de otro rescate financiero más— enfrentará una explosión a partir de hoy lunes 1 de agosto, o si no, poco después. Ya el imperio está desnudo.

Están en quiebra. En China, por otro lado, la semana pasada varias instituciones prominentes copatrocinaron un Foro T-20, en preparación para la cumbre de los jefes de Estado y de gobierno del G-20 que se llevará a cabo en China los días 4 y 5 de septiembre. El T-20, que es la institución paralela integrada por diversos grupos de peritos, y en esta ocasión participan unos 500 académicos e investigadores de 25 países, para analizar el tema de "la construcción de nuevas relaciones globales; nuevas dinámicas, nueva vitalidad y nuevas perspectivas". Entre los participantes invitados destaca Helga Zepp-LaRouche, quien abordó la urgencia de "Construir nuevas relaciones globales", sobre la base de la perspectiva de la Nueva Ruta de la Seda y de las relaciones en las que "todos ganan" entre todas las naciones, como el fundamento necesario para acabar con la amenaza de una guerra mundial que se nos viene encima, y para implementar una nueva era de paz verdadera y desarrollo en todo el mundo.

Lyndon LaRouche insistió en que debemos inspirar a la gente para que entienda la capacidad en sus mentes para prever el futuro, para ver que tan importante son sus vidas para que la humanidad logre lo que de otro modo individualmente no logremos. "Estamos ahora muy cerca", dijo, "de ganar la guerra contra el imperio británico".

LaRouche señaló también que la gente tiene que dejar atrás la fatal "practicidad" en este momento de crisis de la civilización. Él no está ahora lanzado como candidato presidencial, agregó, pero hará todo lo que esté a su alcance para conformar los programas de gobierno en el período próximo.