El Departamento de Justicia de Obama y el FBI ofrecen "ayuda" a Argentina en las investigaciones penales

3 de junio de 2016

3 de junio de 2016 — Luego de reunirse en Washington, DC, el 27 de mayo, con la Procuradora General de EU, Loretta Lynch, y con el director del FBI, James Comey, el ministro de Justicia de Argentina, Germán Garavano, informó que ambas agencias habían ofrecido “ayudar a Argentina en dos casos en particular en los que, no por mera coincidencia, Mauricio Macri y sus fiscales corruptos han intentado implicar a la ex Presidente Cristina Fernández de Kirchner.

Uno es el caso del bombazo al centro social judío AMIA de 1994, de lo cual se culpa a Irán; el otro es la sospechosa muerte del fiscal federal Alberto Nisman en enero de 2015. Nisman había pergeñado un expediente para probar supuestamente que Fernández y el entonces ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman, habían encubierto el papel de Irán en el bombazo a la AMIA, pero antes de que pudiera presentar su expediente a la comisión pertinente del Congreso, fue asesinado en su apartamento. Inmediatamente después, los medios nacionales e internacionales que responden a Wall Street y a Londres, lanzaron una campaña de calumnias sugiriendo que Fernández estuvo involucrada.

El FBI dijo que podría proporcionar su pericia para examinar la escena del crimen de Nisman para ayudar a “clarificar” el caso. Según informó La Gaceta de Tucumán el 27 de mayo, Lynch le dijo a Garavano que ella había conocido personalmente a Nisman, y que le gustaría aportar todas las herramientas científicas y técnicas necesarias para ayudar a los fiscales y jueces en el caso que todavía está bajo investigación.

Hay que ver los ofrecimientos del FBI y del Departamento de Justicia con sospecha, dado la abierta participación de ambas agencias en el caso de la investigación “anticorrupción” del Lava Jato (lavado de coches) en Brasil, mediante la cual derrocaron a la Presidente legítima Dilma Rousseff y han hundido a Brasil en el caos. Se supone que Macri anuncie esta semana si aceptará o no el ofrecimiento, pero desde que se posesionó del cargo ha procurado fortalecer sus nexos con las agencias judiciales de Estados Unidos supuestamente para combatir al hampa organizada y al narcotráfico, el cual dice que el gobierno anterior se hizo de la vista gorda. Lo que no ha querido acelerar Macri —sino más bien todo lo contrario— es el caso de la participación suya personalmente, de su familia, y de los socios de su familia, en el caso de los “Documentos de Panamá”.