Las naciones de África desean integrarse a la Nueva Ruta de la Seda

2 de junio de 2016

2 de junio de 2016 — "Países africanos ofrecen ser 'puntos de apoyo' en el plan de miles de millones de dólares del plan de China de la Nueva Ruta de la Seda", es el título de un artículo que publicó el 29 de mayo Mail and Globe Africa.

El artículo comienza con la reciente visita de Estado del Presidente de Togo, Faure Gnassingbe, a Pekín, donde fue entrevistado por la agencia de prensa Xinhua. Con él vino una delegación de 30 empresarios. "Togo busca ser un punto de apoyo en África Occidental para la iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda", afirmó. El país "tiene muchas ventajas para servir como puerta de entrada, como su geografía". Durante la década pasada, China ha estado construyendo infraestructura en Togo, informa el artículo, tal como caminos, vías ferroviarias y puertos. Gnassingbe dijo que quiere fortalecer la relación bilateral. Recientemente el gobierno declaró su respaldo a China en sus reclamos sobre el Mar del Sur de China.

Otros países africanos también están interesados. En diciembre pasado, en el Foro de Cooperación China-África que se llevó a cabo en Johannesburgo, el rey de Marruecos, Mohammed VI, dijo que "dada su posición geográfica, el reino de Marruecos podría jugar un papel constructivo en la ampliación de la Ruta de la Seda Marítima, no solo hacia la 'Europa Atlántica', sino además y especialmente hacia las naciones del occidente de África, con las cuales mi país tiene vínculos multidimensionales".

Recientemente, el Presidente Paul Biya, de Camerún, señaló que su nación constituye una encrucijada estratégica entre África Occidental y Central, con un potencial para participar en la Ruta de la Seda Marítima. China está construyendo el nuevo puerto de aguas profundas en Kribi, Camerún, y hay por lo menos cinco puertos en la costa occidental de África que se consideran estratégicos en el plan de la Franja y la Ruta, en Túnez, Senegal, Gabón, y Ghana, entre otros.