Juez argentino acusa a Cristina Fernández de Kirchner, ex Presidente de Argentina

16 de may de 2016

16 de mayo — El juez federal Claudio Bonadio, ayer ordenó "procesar" (o sea, seguirle causa como acusada) a la ex Presidente de Argentina Cristina Fernández de Kirchner, y otras figuras destacadas de su gobierno, "por administración infiel en perjuicio de la administración pública" en el caso de las transacciones de dólar a futuro promulgado por el Banco Central del país antes de que ella dejara su cargo al final del 2015. Bonadio además ordenó un embargo de 15 millones de pesos (como 1 millón de dólares) a sus activos, y a los de las otras personas acusadas. Hasta ahora él no ha ordenado la detención preventiva de Fernández en espera del juicio, pero ella debe presentarse en la corte en tres días luego de que reciba la citación judicial, o sea el martes 17 de mayo, y en ese momento cualquier cosa podría pasar.

Los supuestos cargos en contra de Fernández y de los otros acusados, hace que en comparación, Alicia en el País de las Maravillas se vea como un ejemplo de rigor científico y de justicia. A Fernández se le acusa de instruir al Banco Central argentino, en el período de sus últimos meses en el cargo, a que colocara de 5 a 17 mil millones de dólares en posiciones a futuro para defender el peso argentino de las presiones de una devaluación. Mauricio Macri tomó posesión del cargo de Presidente de Argentina el 10 de diciembre del 2015, y seis días más tarde él ordenó medidas que llevaron a una devaluación del 40% del peso. Posteriormente se hizo público que muchos miembros importantes del gobierno de Macri y miembros de su familia, habían comprado dólares a futuro a sabiendas de antes de la transición, a sabiendas que devaluarían el peso ellos mismos y por lo tanto hicieron su agosto con la devaluación del peso y el saqueo del tesoro argentino, ¡devaluación que ellos mismos hicieron que sucediera!

Y ahora esos mismo buitres financieros se han volteado, bajo instrucciones de sus controladores en el imperio británico, y acusan a Fernández y a sus aliados con el "delito" de haber tratado de defender el peso.

El ex ministro de Economía de Fernández, Axel Kicillof, también indiciado en el caso por juez Bonadio, le dijo a Página 12 y a otros periódicos: "Nos hacen a nosotros lo que le está pasando a Dilma Rousseff", exclamó. Y añadió que: ""Tuve la oportunidad de leer las 127 fojas de la decisión del procesamiento. Es una vergüenza y un disparate. Este procesamiento configura un abandono del estado de derecho en la Argentina... lo más escandaloso de esta causa es que los que devaluaron [en referencia al actual gobierno] habían comprado dólar futuro". Estos buscan "proscribir a la ex presidenta Cristina para que no puede ocupar cargos públicos" en el futuro.

De hecho la intención británico detrás de esta farsa legal tanto en Argentina como en Brasil, sin embargo, va mucho más allá que eso. Como señalara hoy Lyndon LaRouche, es completamente el imperio británico quien está detrás de estos ataque a Fernández y Rousseff, y los británicos están preparados a encarcelarlas e incluso a asesinarlas para alcanzar sus objetivos estratégicos.