Presidente Rousseff advierte que después del juicio político sigue la austeridad económica

3 de may de 2016

2 de mayo de 2016 — Lo que todo mundo está ya esperando en este momento, incluyendo círculos del gobierno, es que el Senado brasileño vote a favor del juicio político a la Presidente Dilma Rousseff en una votación que está programado tentativamente para el miércoles 11 de mayo. Solo se requiere una mayoría simple.

Si esto sucede, Rousseff tendrá que dejar el cargo temporalmente mientras procede el juicio político, dentro de un máximo de 180 días. El vicepresidente Michel Temer asume la presidencia. El ya está negociando alianzas con otros partidos y alineando su gabinete. Hoy se reunió de nuevo con el ex presidente de FleetBoston Global Bank, Henrique Meirelles, quien encabezó el Banco Central en el gobierno de Lula da Silva (2003-2011) y es considerado ahora como el más probable ministro del Tesoro con Temer. En el gobierno de Lula, Meirelles fungió como un eje de control de los financieros buitres, quienes trataban de acabar totalmente con los bancos de desarrollo del Estado.

En un discurso ante una gran concentración en contra del juicio político en Sao Paulo, el 1 de mayo, Rousseff advirtió que un gobierno de Temer intenta:

* Privatizar "todo lo que sea posible" de las compañías del Estado, empezando con el control estatal de los gigantescos campos petroleros en aguas profundas, conocidos como pre-sal;

* Cortar el financiamiento del programa de apoyo al ingreso "Bolsa Familiar" para que solo el 5% de las familias más humildes lo reciban, recortando por lo tanto del programa a 36 millones de familias que recibían este subsidio;

* Ponerle fin al programa de crédito para vivienda para las familias de bajos ingresos "Mi casa, Mi vida";

* Eliminar el financiamiento obligatorio de la salud y la educación (la Constitución de 1988 de Brasil garantiza un servicio de salud público y gratuito para todos los que lo necesiten y estipula que un 25% de los impuestos estatales y locales deben destinarse a la educación, lo que volvió locos a los buitres de Wall Street).

* Darle marcha atrás a la cláusula que ajusta el salarió mínimo y las pensiones por arriba del costo de la vida (inflación) y

* Convertir la Ley Laboral Consolidada (CLT) en "letra muerta", al permitir que predominen las negociaciones sobre las condiciones laborales entre los trabajadores y la industria o compañía por encima de la CLT, incluso aunque no cumplan con las protecciones laborales básicas garantizadas por la CLT (8 horas de trabajo, semana de 44 horas, vacaciones pagadas, permiso por maternidad. etc.). El CLT, promulgado bajo Gertulio Vargas en 1943, se basa en la Encíclica Rerum Novarum del Papa León XIII.

Esta lista es precisamente lo que las fuerzas de Londres y Wall Street que están controlando el golpe de Estado han exigido durante años, pero cualquier intento por imponerlo va a hacer estallar al país. Hasta la industria, que generalmente se alinea con la oposición, se está preocupando ante este paquete. Carlos Abijaodi, director de Desarrollo Industrial para la Federación Nacional de Industriales (CNI) dio a conocer una declaración en donde se oponen al plan anunciado de Temer de abolir el ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Internacional. Cabe destacar que cita a los BRICS como entre los países más importantes que tienen ministerios que apoyan sus industrias y sus exportaciones.