350,000 argentinos manifiestan en Buenos Aires en contra de las brutales políticas de austeridad de Macri

3 de may de 2016

3 de mayo de 2016 — El pasado viernes 29 de abril se congregaron en las calles de Buenos Aires unas 350,000 personas, en una marcha y manifestación organizada por las cuatro mayores federaciones de sindicatos, para denunciar las brutales políticas de austeridad del Presidente Mauricio Macri, exigirle que declare una “emergencia laboral” y que no vete el proyecto de ley que ya había sido aprobado por el Senado, que evitará que hayan despidos y forzará a las compañías a hacer indemnizaciones dobles para quienes sean despedidos de su trabajo.

La ex Presidente Cristina Fernández de Kirchner expresó su beneplácito y con un comentario —”¡Qué jornada de hoy tan maravillosa!”— y alertó que “la patria no es violencia y sería bueno que los que la maltratan lo advirtieran, que se dieran cuenta que nuestro pueblo es manso y tranquilo, pero no tonto... Solo quiere que lo dejen trabajar en paz y no le compliquen la vida”, por encima de todo los argentinos quieren un futuro.

El movimiento sindical argentino, que por años ha estado dividido en facciones en disputa, ahora se está uniendo para enfrentar las políticas con las cuales ya han despedido a 140,000 trabajadores en cuatro meses. Los poderosos sindicatos de los camioneros, los metalúrgicos, de la construcción y los del sector público, lideraron la marcha, acompañados por otros ciudadanos, grupos sociales y partidos políticos. El mensaje que fue dado por los presidentes de las dos facciones de la Confederación General de Trabajadores (CGT) fue que se va a agudizar la lucha social y habrá huelga nacional a menos de que Macri cambie sus políticas económicas, y que no intente vetar el proyecto de ley laboral de emergencia “antidespidos”.

Macri y su jefe de gabinete de ministros, Marcos Peña, intentan hacer una política de control de daños, argumentando que el gobierno y los trabajadores comparten “las mismas preocupaciones y planes”. Pero en una conferencia de prensa el 29 de abril, Peña afirmó que el proyecto de ley de emergencia es “contraproducente”, puesto que la “excesiva protección al empleo” solo haría que el 40% de los trabajadores se volcaran en la economía informal. Un Macri muy a la defensiva está presentándose en varias ciudades en todo el país prometiendo que creará cientos de miles de puestos de trabajo por medio de los proyectos de obras públicas.