Sale a flote más suciedad de Macri y de sus amigos en los medios en Argentina con el escándalo de los "Documentos de Panamá"

18 de abril de 2016

18 de abril de 2016 — Aunque el Presidente argentino Mauricio Macri sigue insistiendo en que las revelaciones en los Documentos de Panamá sobre las actividades suyas y de su familia en los paraísos fiscales extraterritoriales son insignificantes, cada vez sale a la superficie más suciedad en donde él está implicado.

El periódico La Nación, un defensor incondicional de Macri y sus políticas imperialistas británicas (fue fundado en 1869 por el agente británico Bartolomé Mitre) se vio obligado a informar hoy sobre Santiago Lussich Torrendell, un contador uruguayo contratado por la familia Macri para que coordinara con Mossack Fonseca el establecimiento de la compañía Fleg Trading, Ltd., con sede en las Bahamas, de la cual Macri es uno de los directores y vicepresidente. El juez Sebastian Casanello, quien está investigando un posible lavado de dinero sucio y evasión fiscal por parte de Macri, ha solicitado muchos documentos sobre el Presidente de diversas agencias federales y ha interpuesto también una "solicitud urgente" para obtener los registros telefónicos de las llamadas de Lussich a diversos números telefónicos argentinos, así como también documentos de inmigración sobre sus viajes.

Los dueños del diario La Nación se están retorciendo también frente a las últimas revelaciones. Hay que tener en cuenta que éste es un periódico que apoyó la dictadura militar de 1976-1983 y que publicó un editorial, inmediatamente después de que Macri salió electo, exigiendo la liberación de los oficiales militares encarcelados por cometer atrocidades durante esa dictadura.

Ayer, un artículo en el periódico francés Le Monde (titulado "Documentos de Panamá: el influyente periódico argentino La Nación en el ojo de la tormenta"), escrito por la corresponsal en Buenos Aires, Christine Legrand, destaca que el periódico a tratado a Macri con guante de seda en el escándalo sobre los Documentos de Panamá, y lo que es peor, ha pospuesto la publicación de la noticia de que la compañía que es dueña del periódico, La Nación S.A., y su director Luis Saguier también están implicados en los Documentos de Panamá. Saguier es uno de los directores de Navent Group, Ltd., una compañía creada por Mossack Fonseca que compró las operaciones clasificadas digitales de La Nación y le pagó a Saguier con acciones de Navent como parte del precio de compra.

También se ha planteado que un prominente reportero de La Nación, Hugo Alconada Mon, quien trabajó con el Consorcio Internacional de Periodistas Investigativos (ICIJ por siglas en inglés) sobre los Documentos de Panamá, pudiera haber sido una de las personas que más pesó para que se demorara la publicación de esta información hasta después de la segunda ronda en las elecciones presidenciales argentina en noviembre pasado, en las que ganó Macri. El resultado electoral hubiera sido muy diferente si se hubiera dado a conocer esta información antes, como se había planeado originalmente.