Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Cómo detener el conteo hacia la guerra nuclear

18 de abril de 2016
El submarino USS Rhode Island, clase Ohio, armado de misiles balísticos, 2013. Un aspecto del plan de Obama de un billon de dólares para actualizar las armas nucleares y sistemas de lanzamiento. (foto: Armada de EUA)

18 de abril de 2016 — Una vez más, este domingo 17, se repitieron las advertencias de los expertos, de que Estados Unidos se acerca más a una guerra nuclear con Rusia o con China.

Esta vez es el artículo de primera plana de la edición dominical del New York Times, en donde simple y llanamente repite nuevamente, citando a las autoridades en armas nucleares, que las nuevas armas nucleares, más pequeñas y más precisas así como los cohetes hipersónicos para transportarlas, "tienen el propósito de ser utilizadas". El gobierno de Obama contempla un gasto de un billón (millón de millón) de dólares en estas armas. El comandante de la 6ta Flota admitió en entrevista con la cadena noticiosa CNN que la OTAN está ampliando sus capacidades militares en torno a Rusia, incluyendo sistemas de defensa antimisiles balísticos transportados en buques para colocarlos en la costa de Rusia. Además de esto, Lituania y Polonia están pidiendo demencialmente las armas nucleares más avanzadas de Estados Unidos para estacionarlas de manera permanente en su territorio, enseguida de la frontera con Rusia. Y mientras que Estados Unidos incursiona en Mar del Sur de China con todo, desde destructores y portaviones estadounidenses y japoneses, hasta drones militares estadounidenses, al mismo tiempo que proyecta colocar sistemas antimisiles en Corea, enseguida del territorio chino.

No busquen explicaciones consoladoras a las repetidas advertencias de los planes militares rusos contra los destructores y aviones estadounidenses a lo largo de sus costas. Obama está buscando una capitulación a sus amenazas geopolíticas y al cerco que le tiende a Rusia y China, o una guerra, que será una guerra termonuclear.

Estamos ya en un estado avanzado del conteo nuclear, el cual no puede durar mucho.

¿Por qué y cómo es que Obama puede hacer esto?

Porque el tremendo crecimiento económico mundial y el avance potencial que representa el desarrollo global de la infraestructura mediante la Nueva Ruta de la Seda china, lo ven Wall Street y la City de Londres como una amenaza mortal, porque su poderío financiero está en quiebra y cargado de deudas impagables e incobrables. Del mismo modo, las maniobras estratégicas del Presidente de Rusia, Vladimir Putin, para acabar con las guerras interminables en el Medio Oriente, amenazan a Wall Street y a Londres. Ello puede llevar a extender la Nueva Ruta de la Seda a través del Oriente Medio y del norte de África en un "Nuevo Plan Marshall" de infraestructura desarrollada por las naciones del BRICS.

El comandante de la 6ta Flota, almirante Mark Ferguson le dijo a CNN que la capacidad militar de la OTAN es "una amenaza muy visceral para Rusia"; pero el avance de la Nueva Ruta de la Seda, para no hablar de los grandes proyectos en el espacio profunda que contemplan China e India, son vistos realmente como una amenaza visceral por las potencias bancarias transatlánticas menguantes.

Y las potencias de Wall Street y de Londres, en su derrumbe, todavía gobiernan a Obama; y todavía poseen a Hillary Clinton, como se ve nítidamente, entre otros ejemplos, en su discurso dorado ante Goldman Sachs en 2013.

La única manera de parar el conteo hacia la guerra nuclear, entonces, es muy claro. Sacar a Obama del cargo y unirse en la creación de la era de un nuevo desarrollo económico que representa el programa de provecho mutuo de la Nueva Ruta de la Seda. Unirse a la exploración de las fronteras en el espacio profundo, reviviendo las misiones de la NASA que Obama eliminó.

Las alternativas de donde tienes que elegir, son las de la vida humana misma.

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

MATERIAL DE APOYO


Los saudíes amenazan a EU para que no revelen las 28 páginas

18 de abril de 2016 — El gobierno saudí amenaza con lanzar una guerra financiera contra Estados Unidos si se aprueba un proyecto de ley que eliminaría la inmunidad soberana en casos de acusados de terrorismo. El diario New York Times denunció las amenazas de chantaje saudí en un artículo de primera plana publicado el sábado 16, titulado "Saudi Arabia Warns of Economic Fallout if Congress Passes 9/11 Bill" (Arabia Saudita advierte de las repercusiones financieras si el Congreso aprueba el proyecto sobre el 11-S). El proyecto de ley se llama Ley de justicia contra los patrocinadores del terrorismo (JASTA, por sus siglas en inglés), y lo copatrocinan en el Senado Charles Schumer (demócrata de Nueva York) y John Cornyn (republicano de Texas). La ley acabaría con la inmunidad soberana de los Estados que se descubra que son cómplices en apoyar ataques terroristas en territorio de Estados Unidos, y es retroactiva y cubre el 11-S de 2001.

El artículo empieza así: "Arabia Saudita le ha dicho al gobierno de Obama y a miembros del Congreso que venderá cientos de miles de millones de dólares en activos estadounidenses que tiene el reino, si el Congreso aprueba un proyecto de ley que permitiría hacer responsable al gobierno saudí en los tribunales de Estados Unidos por cualquier rol en los ataques del 11 de septiembre de 2001". El artículo relata que el ministro saudí de Relaciones Exteriores, Adel al Jubeir, estuvo en Washington en marzo pasado y transmitió personalmente la amenaza de vender $750 mil millones de dólares en bonos del tesoro de EU y otros activos. Ya el gobierno de Obama está haciendo cabildeo en contra de la ley JASTA, alegando que pondría en peligro a las tropas y oficiales estadounidenses en el exterior. El 4 de marzo, la subsecretaria del Departamento de Estado, Anne Patterson, y el funcionario del Pentágono Andrew Exum, le dijeron a los asistentes de la Comisión de Servicios Armados del Senado que el proyecto de ley amenazaría a los estadounidenses en el extranjero con sufrir represalias. También se refirieron a las amenazas saudíes que podrían ocasionar un grave daño a la economía de Estados Unidos. La reseña del Times hace referencia a las 28 páginas secretas y también refuta las afirmaciones saudíes de que el informe de la Comisión Conjunta del Congreso sobre el 11-S haya exonerado a los saudíes sobre cualquier participación en los ataques.