Cristina de Kirchner denuncia la hipocresía de las acusaciones en su contra; ¡investiguen la ruta del dinero sucio del presidente Macri!

14 de abril de 2016

14 de abril de 2016 — En el explosivo ambiente político de Argentina, la ex Presidente Cristina Fernández de Kirchner compareció el miércoles 13 ante el tribunal del juez Claudio Bonadio, quien le ha hecho la ambigua acusación de “asociación delictiva”. Fernández dio una demostración de fuerza política en donde barrió tanto con Bonadio como con el presidente Mauricio Macri, cuyo gobierno, advirtió “tiene la intención con la colaboración imprescindible del Poder Judicial de ‘plantar’ a quien suscribe, una causa penal que me prive de la libertad”. Hizo un llamado a recusar al juez Bonadio y subrayó que “no les tengo miedo. Me pueden encarcelar, pero no me pueden silenciar ni decir lo que pienso”.

Después de su comparecencia ante los tribunales, se fue afuera en donde pronunció un combativo discurso de una hora de duración ante los decenas de miles de partidarios congregados ahí, a pesar de la lluvia, algo que celebró Lyndon LaRouche. Cristina está encabezando la “insurrección en contra de una insurrección”, comentó con alegría.

Fernández explicó que ella se mantuvo en silencio durante meses por respeto a la “voluntad popular” que eligió a Macri, pero dado el sufrimiento terrible que le están infligiendo a la población las brutales políticas de austeridad de Macri, ha llegado el momento de hablar, y de que los ciudadanos se unan en un “gran frente ciudadano” para luchar por los derechos que Macri les quiere arrancar. “El gobierno no cuida a los argentinos. Tampoco parece preocuparse por ellos, ni por el dolor, angustia e incertidumbre que hoy están viviendo”, dijo.

Significativamente, tanto dentro como fuera del tribunal, Fernández mencionó el escándalo de los Documentos de Panamá en donde está implicado Macri, y puso de relieve la hipocresía de su campaña “anticorrupción”. Dijo que primeros ministros se han visto forzados a renunciar por el escándalo, y sin embargo los medios de prensa controlados tratan a Macri con guantes de seda. Si el juez Bonadio aplicara el mismo criterio que le está aplicando a ella, afirmó, tendría que investigar a Macri por “asociación delictiva” dado que él y su familia inmediata y sus más cercanos colaboradores, están todos involucrados en las sucias operaciones de paraísos fiscales extraterritoriales. Durante años, dijo, los medios y el poder judicial corrupto se han enfocado en la “la ruta del dinero K” (Kirchner). ¿Por qué no investigan “la ruta del dinero M?” (Macri) preguntó.

Vean lo ridículo, dijo Fernández, de los que hoy se denominan los “cruzados contra la corrupción” de Macri, pero ha resultado que estos son los mismos individuos que en las décadas de 1980 y de 1990 estuvieron metidos en una corrupción escandalosa y en “escándalos y negociados con el Estado” que contribuyeron a la destrucción de una Argentina industrializada. Hasta el director del Banco Central, Federico Sturzenegger, señaló, “tiene procesamiento firme por delitos económicos” con motivo del famoso “Megacanje” del 2001, que aumentó enormemente el endeudamiento del país, para beneficio de los bancos extranjeros involucrados en la operación.